A la espera del Balón de Oro
El delantero portugués del Real Madrid, Cristiano Ronaldo (izda), el delantero argentino del FC Barcelona Lionel Messi (c), y el centrocampista francés del Bayern de Múnich, Franck Ribery, nominados al Balón de Oro, ofrecen una rueda de prensa en Zúrich, Suiza. La gala de este lunes desvelará quién es el mejor jugador de fútbol del 2013. Steffen Chmidt / EFE

Franck Ribéry, futbolista del Bayern de Múnich, recalcó que le pareció "incomprensible" que no ganase el Balón de Oro de 2013, que fue a parar al portugués Cristiano Ronaldo pese a que él lo ganó todo a nivel de clubes, y lo consideró "como un robo", criticando también que Francia no le apoyase masivamente para poder conquistarlo.

"Fue un episodio difícil, era incomprensible. Había ganado todos los trofeos y no podía hacer nada más. Para mí, fue como un robo, una injusticia", se sinceró Ribéry en una entrevista a Canal+ que recoge la web del diario deportivo 'L'Equipe'.

El extremo, que ese año conquistó el triplete con el Bayern tras ganar la Champions, Bundesliga y Copa, lamentó que no tuviese a "todo" su país "detrás" de su candidatura. "Había visto con mis propios ojos a franceses que decían que era para Cristiano. ¿Querían los portugueses que ganasen Ribéry o Messi? Imposible y lo mismo en Argentina", admitió.

El jugador del Bayern quedó ese año tercero en la votación final del Balón de Oro, que por entonces se daba de manera conjunta con la FIFA, tras conseguir un 23,36% de los votos, por el 27,99 de Cristiano Ronaldo y el 24,72 de Leo Messi.