Mundial de Clubes
Personal de la FIFA supervisa el sistema del árbitro asistente de vídeo (VAR) antes del partido de semifinales del Mundial de clubes entre el Real Madrid y el Club América de México en el estadio de Yokohama. EFE

La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y LaLiga han confirmado este viernes de forma oficial que LaLiga Santander contará a partir de la próxima temporada con el sistema de Asistencia por Video al Arbitraje (VAR).

"Ambas organizaciones han designado el equipo de trabajo para la puesta en marcha del proyecto, integrado por Carlos Velasco Carballo, como Director del proyecto e Instructor arbitral, Sergio Sánchez Castañer, como Director Tecnológico y de Televisión, y Carlos Clos Gómez también a cargo de la Instrucción arbitral", anunciaron RFEF y LaLiga en un comunicado conjunto.

Además, el futuro VOR (Centro de Video Operaciones) se ubicará en la Ciudad del Fútbol de la RFEF en Las Rozas (Madrid), para lo cual ya se han iniciado los trabajos previos. El proveedor tecnológico elegido es la empresa Mediapro, con amplia experiencia previa en el desarrollo del VAR en otras competiciones internacionales. LaLiga se hará cargo de los costes generados en la puesta en marcha y desarrollo del proyecto.

Desde este mismo viernes, los árbitros y asistentes de primera división han comenzado la 'Fase Offline' de formación técnica, que incluye el estudio del protocolo del VAR, prácticas en simuladores y realización de entrenamientos de video a través de partidos 'offline', sin conexión ni comunicación alguna con los estadios, ejercicio que no afectará ni tendrá repercusión alguna en el desarrollo de los encuentros.

El VAR es una herramienta de asistencia arbitral que se encuentra actualmente en fase de experimentación en diversas competiciones de todo el mundo, entre ellas las de FIFA, y que probablemente será utilizada este verano en el Mundial de Rusia.

Básicamente, el sistema permite que un árbitro asistente de video pueda alertar al árbitro principal ante errores claros y obvios de éste en cuatro supuestos: jugadas de gol, decisiones de penaltis, tarjetas rojas directas y confusión de identidad de un jugador. La decisión final siempre corresponde al árbitro principal.