Revolución Vinokourov
Ambicioso. Vinokourov logró ayer el primer liderato de su carrera.(Luis Tejido / EFE)
Miguel Induráin ganó su primer Tour de Francia (1991) gracias a un magistral descenso del Tourmalet. El kazajo Alexandre Vinokourov, muy diferente como corredor al navarro, arrebató ayer el jersey oro a Alejandro Valverde, que no supo leer la carrera cuando ésta le era adversa, en otra bajada memorable.

La victoria de etapa, con final en Granada, fue algo secundario. Venció el estadounidense Tom Danielson, escapado con anterioridad y que trabajó en los últimos kilómetros para un ambicioso Vinokourov. El kazajo demarró en la última subida, el duro Monachil, y ni Valverde ni Sastre salieron a su rueda.

En un pañuelo

Con unos segundos perdidos, Valverde reaccionó en la bajada, arriesgó al máximo y conectó con Kashechkin y Gómez Marchante, compañeros de Vinokourov en la fuga. Todo parecía controlado, pero al ver la llegada del murciano, el líder del Astaná se lanzó a por todas y, metro a metro, abrió un hueco que le acabó costando el liderato a Valverde.

Vinokourov dinamitó la carrera, pero hoy se disputa la última etapa de montaña, con final en el Alto de la Pandera (Jaén). Valverde, a nueve segundos del líder, podría recuperar el oro con las bonificaciones. Tras dos semanas, la Vuelta sigue abierta.