Reto en Stamford Bridge
Villa, marcados por el gol. (EFE)
«Cuando chocan dos equipos de características similares, se suele decidir todo por los pequeños detalles». Habla Quique Flores, el entrenador de un Valencia que hoy visita al Chelsea en el encuentro de ida de los cuartos de final de la Champions en un partido inédito. «Preveo un partido de mucho medio campo y muy físico», adelantó el técnico madrileño.

Esa igualdad provoca ciertas dudas en los planteamientos de Quique, que podría dar entrada a Joaquín y Vicente para abrir una de las defensas más complejas que existen. Sólo David Villa, reconciliado con el gol, es fijo en la delantera. Precisamente Villa se enfrentará a un equipo que anda tras su pista, al igual que el Liverpool.

El Chelsea sólo ha perdido un partido de los últimos 14 que ha jugado en su campo con motivo de la Champions. El equipo de Mourinho, además, sólo ha recibido dos goles en los últimos nueve partidos europeos. Pero llegan sin Essien, Joe Cole o Robben, bajas muy sensibles, por lesión. El Valencia tampoco está precisamente sobrado de efectivos, entre recientes lesiones –Morientes– o sanciones –David Navarro y Marchena–. Albiol jugará en el centro del campo y Moretti, de central. Silva puede ser la pareja de Villa en el ataque.

* Chelsea-Valencia, 20.30 h; Canal +.

El Liverpool, el más fuerte

El Liverpool, rival del Valencia si logra pasar su eliminatoria, derrotó con solvencia al PSV Eindhoven en tierras holandesas (0-3) y dejó su eliminatoria muy bien encarrilada con un juego contundente. En el otro partido de ayer, el Bayern de Munich empató in extremis con el Milan (2-2) en San Siro. El mérito de los alemanes estuvo en que remontaron por dos veces los goles locales.