Por primera vez en muchísimos años, España llega a un cruce de cuartos de final de un Eurobasket y no lo hace con la condición de favorito. Las bajas con las que llegó al Eurobasket y las lesiones durante el torneo hacen que Grecia, con un bloque formidable, parezca superior a un equipo acostumbrado a los éxitos en el Viejo Continente durante el siglo XXI.

Desde que en 1997 Rusia dejara al conjunto entonces dirigido por Lolo Sainz fuera de las semifinales, la selección española siempre ha estado en la lucha por las medallas. Se conquistaron dos campeonatos (2009 y 2011), tres platas (1999, 2003, 2007) y dos bronces (2001, 2013) y una vez probó el amargo sabor de quedarse a las puertas de la medalla (2005), pero siempre entre los cuatro primeros.

España ha llegado al menos a semifinales en ocho torneos continentales consecutivos

En esa única ocasión en la que España se quedó sin medalla, hace ahora precisamente 10 años, conviene precisar que no estuvo Pau Gasol. El mejor jugador de la historia de nuestro país no fue a aquel campeonato, y bien que lo notó la selección, como tampoco acudió en 2013, aunque en aquella ocasión sí se conquistó una presea, aunque fuera la de menos valor.

Ante Grecia sí estará el jugador de los Chicago Bulls. Su campeonato está siendo sublime, magnífico, supera sus límites en cada partido. Pero hasta Pau los tiene, y su físico -recordemos que tiene 35 años- ya le dio un toque antes del partido ante Polonia, en el que jugó tocado pero que le dio para meter 30 puntos con una exhibición desde la línea de 3.

Gasol necesita ayuda, eso es más que evidente. Con Rudy muy mermado, la rotación española se ha visto reducida drásticamente. Felipe, Mirotic y el propio Pau por dentro, Chacho, Llull, San Emeterio y Ribas por fuera. Víctor Claver aportó ante Polonia y el equipo le necesita, aunque sea para defender.

Y enfrente estará un conjunto heleno que cuenta con la plantilla más poderosa -con permiso de Francia- del torneo. Experiencia, calidad y talento se aúnan en jugadores como Spanoulis (su gran estrella), Calathes (exNBA), Sloukas, Zisis, Papanikolau (Nuggets), Printezis, Kaimakoglou, Bourousis, Koufos (Grizzlies) y Antetokounmpo (atención a este alero de los Bucks, que mide 2,11 metros y puede jugar de lo que él quiera). El reto es mayúsculo para la selección española.