Ronaldinho y Medina Cantalejo
Ronaldinho y Medina Cantalejo, durante el Barça-Atlético. (Toni Albir /EFE) EFE

A falta de brillantez futbolística y aluvión de goles y alternativas, condimentos característicos en los Barcelona-Atlético, el último partido liguero de 2006 ha dejado una resaca ciertamente agitada.

Y es que tanto azulgrana como colchoneros se han dejado algo más que dos puntos sobre el césped del Camp Nou. Medina Cantalejo mostró amarillas a Deco, Ronaldinho, Maniche y Luccin. Los cuatro, titulares indiscutibles para sus técnicos. los cuatro, básicos para la fluidez de juego en el centro del campo.

Pues bien, tanto Rijkaard como Aguirre deberán buscar sustitutos que cubran sus ausencias en el próximo compromiso liguero, ya que los cuatro sufrieron la quinta amarilla. El Nástic y el Getafe, rivales de Atlético y Barça en la primera jornada de 2007, respectivamente, tratarán de aprovecharse de la coyuntura.

Cabe destacar que Aguirre, entre uva y uva, deberá quebrarse la cabeza para componer un once de garantías, ya que, con Costinha lesionado, Gabi es el único mediocentro disponible.

Furioso Deco

El portugués Deco, además del disgusto de la sanción, expuso su malestar por la labor arbitral en España. "Cada día cambian de criterio; el Atlético perdió todo el tiempo del mundo", aseveró. Lo que no añadió es que, como pudo apreciarse por televisión, vociferó en repetidas ocasiones a Medina Cantalejo "estás loco, estás loco"... hasta tres veces.

Ronaldinho, por su parte, además de su habituales fogonazos de genialidad, como el gol de falta y un excelso pase con el pecho a Gudjohnsen, exhibió su faceta más turbia y propinó un codazo en la cara a Valera ciertamente evitable.

Medina Cantalejo ni siquiera señaló falta. Y el Atlético fue un clamor contra el trencilla.