Kovalainen con su Lotus
El piloto finlandés Heikki Kovalainen (Lotus F-1 Racing) apaga su coche incendiado con un extinguidor durante el Gran Premio de Singapur. EFE

Lotus vuelve al Mundial de Fórmula 1 y lo hace en compañía de Renault, tras el anuncio efectuado de la creación del equipo Lotus Renault GP que competirá el próximo año.

El regreso de Lotus se hace con vocación de permanencia, ya que ambas compañías han firmado un acuerdo de larga duración que abarca hasta el final de la temporada 2017.

Renault aportará los motores y toda su experiencia en la Fórmula 1, además de su base logística y de ingeniería.

La Fórmula 1 es la cima del automovilismo y estamos otra vez aquí

"Estamos encantados de anunciar la creación del equipo Lotus Renault GP, al que le auguramos un futuro brillante", dijo Gerard López, presidente de Renault, mientras que Dany Bahar, director ejecutivo de Lotus resaltó que volvían a la Fórmula 1 con todas las consecuencias. "La Fórmula 1 es la cima del automovilismo y estamos otra vez aquí", indicó.

El intercambio accionarial entre ambas empresas ha sido la causa del retraso del anuncio, que ya estaba en boca de todos.

Otra de las novedades serán los colores del equipo, que pasarán a ser negro y dorado, los mismos que se utilizaron en la primera unión de ambas compañías en la década de los ochenta.

Hasta ahí todo perfecto. El problema es que ahora hay duplicidad de nombres en la Fórmula 1. Lotus Renault competirá contra el equipo Lotus Racing, propiedad de capital malayo y con provisión de motores de la propia marca francesa. Además, ambos equipos pretenden usar los mismos colores (negro y dorado) en sus monoplazas.

Por ello, y por el uso del mismo nombre, el caso está ahora mismo en el Tribunal Supremo de Londres, a la espera de un próximo veredicto.

Desde la nueva escuderia, se dice que "ya estamos de vuelta". Mientras, en Lotus Racing, su propietario dice: "Parece que están tratando de robarnos nuestra idea del negro y dorado".