El R-28 de Fernando Alonso
El R-28 de Fernando Alonso, en acción (REUTERS). Jacky Naegelen / REUTERS

El 6 de julio, en el Gran Premio de Gran Bretaña que se celebrará en el circuito de Silverstone, Renault presentará la última gran evolución del R-28. Flavio Briatore espera que con las nuevas mejoras del coche Fernando Alonso pueda aspirar al podio.

La idea es mejorar la capacidad de tracción del monoplaza

En Inglaterra, la escudería francesa presentará una nueva suspensión trasera. Renault está desarrollando un amortiguador inercial para el tren trasero, informa el diario As. En Montmeló estrenó el delantero, lo que mejoró la aerodinámica del coche.

Los ingenieros creen que esa pieza en la suspensión posterior puede optimizar más el funcionamiento de los alerones e incrementar la capacidad de tracción. Los técnicos cuantifican el avance en dos décimas por vuelta.

Falta agarre

También se está trabajando mucho en la parte inferior del coche para generar más carga aerodinámica. Al R-28 le falta grip, es decir, agarre, adherencia general del monoplaza en las curvas. En Mónaco los ingenieros de Renault detectaron que sus datos de carga aerodinámica están lejos de los mejores, incluso con los últimos cambios, lo que provoca que el coche pierda su trayectoria mucho antes que los grandes.

Ésa es la razón principal de los problemas de pilotaje del R28. Aunque han mejorado la entrada en curva, sigue siendo un coche al que le cuesta meter el morro. Y si el piloto lo fuerza, a la salida de la curva se encuentra con una soberana cruzada. Con esta mejora se pretende ganar otra décima y media por vuelta.

En total, la evolución podría darle a Alonso unas cuatro décimas y media por vuelta. Si esto fuera así, Renault podría estar a la altura de BMW.