Fernando Alonso
Fernando Alonso celebra su triunfo en Singapur. (EFE) EFE

Ayer se hizo oficial lo que se apuntaba ya desde hace muchos meses: la renovación de Fernando Alonso con Renault dos años más.

Y no era de extrañar que sucediera si atendemos a los números del asturiano en la escudería francesa.

Desde que en 2003 Alonso hiciera su debut oficial, muchos son los títulos y alegrías que han caído en la escudería del rombo. Tras dos años de varios podios, 2005 es la consagración de Fernando. Gana siete carreras, hace quince podios y lo que es más importante, consigue el título mundial. Y así continuó su dominio otro año más. El 2006 se convierte en el año de su bicampeonato.

De allí se marchó a McLaren, su auténtica pesadilla, de donde tan sólo un año después se fue para volver a casa.

Este 2008 tuvo un inicio complicado, pero las últimas carreras -con victoria en Singapur y Japón- han sido protagonistas del verdadero Alonso y de las posibilidades del monoplaza de Renault.

El año que viene, con el R29 ya siendo puesto a punto en las fábricas de la escudería francesa, el asturiano intentará luchar, esta vez sí, ante Hamilton por conquistar de nuevo el mundial de pilotos.