La casa del portero madrileño Pepe Reina, del Liverpool, fue robada el martes por la noche, mientras el jugador disputaba en Anfield la vuelta de la semifinal contra el Chelsea.

El portero fue el héroe del encuentro al salvar dos tiros en la tanda de penaltis, que resolvió el Liverpool por 4-1, para clasificarse para la final de Atenas.

El jugador regresó a su domicilio en Woolton (Liverpool) a las 0.45 de la noche, tras haber celebrado la victoria con sus compañeros de plantilla, y se encontro con esta desagradable sorpresa.

Los ladrones se llevaron, entre otros objetos, joyas, documentos personales y un Porsche Cayenne con matrícula española. El coche fue hallado calcinado en una zona de Liverpool a las 6.39 de la madrugada, según la policía de Merseyside.

"Estaba todo patas arriba y eso asusta" 

"Llegas de un momento de los más felices de tu vida y te encuentras que en el 'parking' de tu casa no está el coche. Luego entras y estaba todo patas arriba y eso asusta", aseguró el portero español.

"Entraron y eso es preocupante. Los objetos materiales, como el coche, no te preocupan tanto. No pudo ser la felicidad completa, pero hay que dejarlo atrás y disfrutar del momento", afirmó.