Pepe Reina
Pepe Reina, feliz tras el duelo ante el Chelsea. (Reuters)

El portero español Pepe Reina, el héroe del Liverpool ante el Chelsea en la tanda de penaltis que les puso en la final de la Champions, es realista.

En una entrevista con la agencia Efe, comentó que "nadie se acordará" de lo que pasó el martes en Anfield si no ganan la final. También dio la clave para su faceta como parapenaltis: "Tienes que tener un poco de información y saber por dónde se encuentran ellos cómodos tirando. Luego influyen muchas cosas, como la presión".

"Salió bien, afortunadamente el equipo pasó y mis compañeros me facilitaron el trabajo marcando cuatro penaltis", añadió.

La unión del equipo y Rafa Benítez

"En cualquier equipo es importante estar unidos y saber que sin esa unión de grupo es difícil, y más en una competición en la que se permiten pocos errores".

"Luego, los planteamientos del míster. Dentro del fútbol europeo, Rafa Benítez es uno de los grandes entrenadores que hay como estratega y en eso somos unos privilegiados".

El futbolista madrileño insistió en que todavía no han hecho nada porque "queda un partido por jugar, que es el que verdaderamente importa", y sobre el robo que sufrió en su casa mientras se disputaba el encuentro reconoció que le provocó un "bajón".

"Llegas de un momento de los más felices de tu vida y te encuentras que en el 'parking' de tu casa no está el coche. Luego entras y estaba todo patas arriba y eso asusta. Entraron y eso es preocupante. Los objetos materiales, como el coche, no te preocupan tanto. No pudo ser la felicidad completa, pero hay que dejarlo atrás y disfrutar del momento", concluyó.