Regino Hernández
Regino Hernández, en su actuación en el snowboarder cross. EFE

Regino Hernández, flamante medallista de bronce de boardercross de snowboard en los Juegos de PyeongChang, donde se convirtió en el tercer español de toda la historia en ganar una medalla olímpica invernal -después de los hermanos Paco y Blanca Fernández Ochoa- explicó a EFE en Corea del Sur que su casco lo portó "en honor a" su fallecido amigo Ángel.

"Éste ya lo tuve hace unos años, pero ahora lo han hecho nuevo y me lo han personalizado con este ocho en números romanos (VIII). El ocho es por un amigo mío que se llama Ángel que falleció el 22 de febrero hace tres años en Sierra Nevada, haciendo snowboard", explicó el ceutí de la federación andaluza.

"Para mí era como un hermano mayor, lo conocía desde que tenía cinco años o así", explicó a Efe el 'histórico' Regino en Corea del Sur. "Y encima, eso: falleció haciendo snowboard", comentó.

"Yo lo llevo tatuado. Todos los amigos de Ángel llevamos tatuado ese número, el ocho con números romanos", manifestó el 'rider' de Sierra Nevada, que también dedicó la medalla a otro fallecido, Israel Planas, 'alma mater' del exitoso equipo español de boardercross -que también integran el vasco Lucas Eguibar y el cántabro Laro Herrero-, tristemente desaparecido el año pasado.

"También a toda mi familia, a mi novia; y a mi sobrina, que acaba de nacer hace poco más de un mes y no la conozco... a toda mi gente", indicó a Efe Regino Hernández, horas después de ganar su histórico bronce en los Juegos de PyeongChang.