Juegos Olímpicos
Dos visitantes posan bajo unos aros olímpicos ubicados en la villa olímpica. EFE

La llegada de José Luis Martínez Almeida a la alcaldía de Madrid ha hecho resucitar el viejo sueño de que la capital albergue unos Juegos Olímpicos, concretamente los 2032. Sin embargo, antes que lanzarse al proyecto que ya falló en 2012, 2016 y 2020, tendrá que pasar por la aprobación de la ciudad.

Así obligará a partir del ahora el Comité Olímpico Internacional. El organismo olímpico se ha hartado de ver cómo muchas candidaturas arrancan con mucha fuerza pero acaban retirándose al ver la falta de apoyo y descontento de la población.

El último caso es el de la localidad suiza de Sion, gran favorita para albergar los Juegos de Invierno de 2026 y que se retiró a última hora tras la presión de los vecinos que no la querían. Fue la tercera en irse tras Calgary (Canadá) e Innsbruck (Austria), que sometieron a votación su candidatura.

El australiano John Coates está al frente del grupo de trabajo que ha creado el COI para reformar el proceso de elección de los Juegos, y no oculta que su intención es introducir una cláusula al respecto en la Carta Olímpica en la reunión que se realizará la próxima semana: obligar a un referéndum antes de lanzarse al proyecto.

"No nos gusta ver candidatos siendo considerados y luego que se retiren", admite Coates al medio oficioso de los Juegos, InsideTheGames.biz. "No es ilógico decir que antes de que lo consideremos, tiene que convencernos de que cuenta con el apoyo del público y del Gobierno y, en consecuencia, si es de un país que tenga referendum acuda a nosotros después de que lo convoque", explica.

Esta será una de las reformas que se establecerá la próxima semana, cuando entre otras decisiones se confirmará qué ciudad va a albergar los Juegos Olímpicos de Invierno de 2026. Las candidatas son Milán-Cortina d’Ampezzo (Italia) y Estocolmo-Åre (Suecia).