El atleta Usain Bolt
Usain Bolt, poco después de batir el récord del mundo. (AGENCIAS) AGENCIAS

El año 2008 ha tenido un gran verano para los aficionados al deporte. El jamaicano Usain Bolt batió por décimas de segundo las marcas de los 100 y los 200 metros lisos en los Juegos de Pekín.

Los velocistas han conseguido ir más y más deprisa en las últimas décadas, y el 'fabricante' de maratonianos Mark Denny, de la Universidad de Stanford, ha estudiado si el masivo incremento de población en el último siglo ha podido influir en esta progresión.

Los velocistas han conseguido ir más  deprisa en las últimas décadas

También ha querido determinar si existen límites absolutos a la velocidad del ser humano, y si estamos cerca de alcanzarlos. Para su investigación, Denny decidió estudiar en detalle la técnica de carrera de los seres humanos y de dos especies animales conocidas por su capacidad para la carrera -los galgos y los caballos pura sangre- con el fin de encontrar dónde están los límites de la velocidad.

Sus predicciones de máximas velocidades, recogidas por otr/press aparecen este sábado en el Journal of Experimental Biology. El estudio incluyó registros de velocidad para los galgos de los años 20 del siglo pasado, y desde el siglo XIX para caballos pura sangre y humanos.

Denny se dedicó a comprobar si existían tendencias claras y si alguno de los modelos estudiados había llegado a nivelarse. Comprobó cómo la velocidad máxima alcanzada por caballos y perros de carreras había llegado al límite. Así, no se habían producido mejoras en la velocidad de los caballos desde los años setenta en tres grandes carreras del circuito hípico estadounidense, y algo parecido ocurría con los galgos.

Los incrementos de población de ambas especies sólo podrían mejorar las velocidades punta de los pura sangre como mucho en un 1% para 2012, según las predicciones de este investigador.

Las mujeres también pueden bajar de los 10 segundos

Mirando la velocidad de los campeones a través de los años, parece que los humanos aún no han alcanzado su velocidad máxima en ninguna distancia, y Denny predice que los hombres podrían un día llegar a recorrer los cien metros lisos en la increíble marca de 9,48 segundos, corriendo 0,23 metros por segundo más deprisa que Usain Bolt en su récord vigente.

Mientras, los récord de velocidad femeninos se encuentran estables desde los años setenta, lo que sugiere que la mejora de marcas no fue debida a un incremento de la población. Sin embargo, Denny cree que las chicas también pueden ir más deprisa, y predice que pueden aún bajar en 0,4 segundos el actual récord de los 100 metros lisos, establecido en 10,19.

En cuanto al marathon, Denny predice que los hombres podrían recortar el actual record mundial del etiope Haile Gebreselassi (2 horas, tres minutos y 59 segundos) en una horquilla de 2 minutos, 7 segundos y 4 minutos 23 segundos, es decir que la frontera de las dos horas podría también caer. En el caso de las mujeres la rebaja podría rondar los tres minutos sobre su marca de 2 horas, 15 minutos y 25 segundos en poder de Paula Radcliffe.