Seungwoo Lee
Imagen del jugador surcoreano del FC Barcelona Seungwoo Lee. TWITTER SEUNGWOO LEE

Tras algo menos de tres años sin poder jugar con la zamarra azulgrana por la inhabilitación de la FIFA, el surcoreano Seung-Woo Lee, la joven promesa que originó la sanción del máximo organismo del fútbol al Barcelona, volvió a vestirse este sábado de corto con el club por el que fichó siendo un niño de 12 años.

El pasado 6 de enero, el jugador asiático cumplió 18 años, día en el que oficialmente ya podía volver a enfundarse de azulgrana en un partido, ya fuera oficial o amistoso.

Sin embargo, su regreso a los terrenos de juego no se ha producido hasta este sábado en el encuentro del Grupo III de la División de Honor que el Juvenil A del Barcelona ha disputado ante el Cornellà (0-0) en la Ciudad Deportiva de Sant Joan Despí, donde se ha vivido el encuentro con más expectación de lo habitual.

Además de amigos y familiares del jugador, las gradas del campo número 7 se han copado de aficionados coreanos residentes en la capital catalana

Además de amigos y familiares del jugador, las gradas del campo número 7 se han copado de aficionados coreanos residentes en la capital catalana que presenciaron en directo las evoluciones de sus compatriotas, el delantero Seung-Woo Lee y el centrocampista Seung-Ho Paik, dos de los jugadores afectados por la sanción de la FIFA.

"Hay mucha más gente de lo habitual", comentaban en la grada algunos padres de los futbolistas del juvenil azulgrana.

Paik ya jugó unos minutos el fin de semana pasado ante el CD Ebro, mientras que Lee no ha podido hacerlo hasta este sábado debido a unos problemas con la tramitación de su ficha.

El habilidoso delantero asiático puso fin así a casi tres años de ostracismo en los que, en pleno proceso de formación, sólo ha podido jugar partidos con la selección de su país, donde goza de mucha popularidad.

Prueba de ello es su notoriedad en las redes sociales —cerca de 19.500 seguidores en Twitter y más de 220.000 en Facebook—, a lo que se suma su calidad futbolística, algo que valoran, y mucho, los técnicos de La Masia.

"Es un jugador muy interesante, diferente, que tiene una punta de velocidad, es inteligente y que sabe cómo colocarse en el campo", explica su técnico en el Juvenil A, Gabri García.

Ante el Cornellà jugó los 90 minutos en la punta de ataque, donde mostró chispazos aislados de su indudable calidad técnica, aunque quedó claro que físicamente necesita algo más de rodaje en una competición en la que el Barcelona ocupa la cuarta posición, a once puntos del líder, el Espanyol.

Así fue la sanción

Pero si por algo ha sido conocido el delantero asiático en los últimos tres años es por la sanción de la FIFA. El caso se originó el 5 de febrero del 2013, cuando el Barcelona fue informado por el máximo organismo del balompié de una denuncia anónima debido a supuestas irregularidades en el fichaje del coreano.

Desde ese momento, la entidad catalana estuvo en el punto de mira por incumplir supuestamente el artículo 19 del Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores, donde se prohíbe las operaciones con menores de edad de países ajenos al club.

El Barcelona pagó por ello y se le prohibió inscribir a jugadores durante el 2015, una sanción similar a la que el Real Madrid y el Atlético de Madrid deberán cumplir en las próximas dos ventanas del mercado de fichajes (verano del 2016 e invierno del 2017).

Es uno de los jugadores que suenan con más fuerza para dar el salto en el primer equipo

Con el temporal alejado, por ahora, de La Masia, el Barcelona puede contar de nuevo con uno de los jugadores que suenan con más fuerza para dar el salto en el primer equipo.

De momento, en la Ciudad Deportiva prefieren tomárselo con calma y evitar añadir presión a un jugador que debe adaptarse de nuevo a lo que significa jugar un partido cada fin de semana.

"Es un chico que tiene la cabeza bien amueblada y las cosas claras. Poco a poco tiene que ir jugando, sin tener prisa, entrando dentro de la dinámica", apunta Gabri.

No obstante, el técnico catalán no esconde que en lo que queda de temporada intentará que tanto Lee como Paik jueguen el máximo de minutos posibles y recuperen el tiempo perdido tras una sanción que les alejó de disfrutar de su pasión.