Pep Guardiola y José Mourinho
Pep Guardiola y José Mourinho, entrenadores de Real Madrid y Barcelona, se saludan antes del partido. REUTERS

Cara y cruz para Madrid y Barça de cara a la ida de las semifinales de la Champions, que se juega el próximo miércoles en el Santiago Bernabéu.

Mientras Mourinho ha recuperado a toda su artillería en el ataque, precisamente la línea que deberá enfrentarse a ella no pasa por su mejor momento en el Barça.

Guardiola ha perdido a muchos efectivos en defensa, lo que hará que se tenga que 'inventar' una retaguardia para enfrentarse al eterno rival. Sin Milito y Maxwell, prácticamente descartados, Guardiola tendrá que poner -de nuevo- una defensa inédita ante el Madrid. Tampoco están Adriano y Abidal.

Mascherano apunta al once, como central, así asumirá galones, junto a Piqué. Junto a ellos, en defensa, Alves y Puyol, que apura para llegar a tiempo.

Todo ello para frenar a un Madrid que ha puesto la quinta marcha y llega más fuerte de efectivos que nunca.

Kaká ha recuperado su mejor versión e Higuaín ya marca, y lo hace por partida triple, como demostró el pasado fin de semana ante el Valencia.

Además, la exhibición física de Cristiano se une a las dos piezas que 'Mou' puede utilizar a sus anchas: Benzema y Adebayor.

Además, la parte emocional está del lado de los blancos, tras la victoria en la Copa del Rey. El barça quiere tomarse la revancha en la Champions, pero las bajas hacen que Guardiola haya adoptado el papel de víctima para el partido de ida: "Mourinho estará feliz si arbitra un portugués".