Carlos Tartiere, estadio del Real Oviedo.
Real Oviedo, Carlos Tartiere, estadio del Real Oviedo EUROPA PRESS - Archivo

El Real Oviedo ha comunicado que rompe relaciones institucionales con el Sporting de Gijón tras lo sucedido en el último derbi entre ambos, disputado el pasado domingo en El Molinón. El club ha anuncia medidas para denunciar el trato dado a sus aficionados, que se quejaron por los rigurosos controles de acceso al estadio o la falta de servicios mínimos en la zona en que fueron ubicados. Según el Oviedo, algunos espectadores fueron obligados a quitarse la ropa, y las mujeres a quedarse en ropa interior.

En señal de protesta, durante la próxima jornada (el domingo a las 18:00, contra el Deportivo de La Coruña) los asientos del palco estarán vacíos hasta el minuto 12, como homenaje a sus aficionados. Además, comunicará a LaLiga su malestar por lo sucedido.

“Nos sentimos orgullosos, una vez más, de nuestra afición, que ha hecho gala en los cuatro derbis ante el Sporting de las últimas dos temporadas, tanto de local como de visitante, de un comportamiento ejemplar, sin causar ni un solo incidente. Nuestros aficionados han dado muestra incansablemente de un saber estar digno de admiración a pesar del trato, en ocasiones como ayer arbitrario y discriminatorio”, reza el comunicado del club carbayón.

Sin mínimas condiciones sanitarias

“No se puede consentir que 1.200 personas se encuentren en condiciones de sin unas mínimas condiciones sanitarias, con dos cuartos de baño a utilizar durante cinco horas, y sin acceso, una parte de ellos, a bebidas, comida o cualquier otro tipo de sustento. Los cacheos realizados por la seguridad privada del Real Sporting de Gijón y no por las fuerzas y cuerpo de seguridad del estado fueron completamente excesivos, obligando a algunos de nuestros aficionados a quedarse sin ropa (mujeres en ropa interior) mientras en otros lugares del mismo estadio de El Molinón se permitía, sin sanción alguna, la exhibición de carteles/pancartas con palabras como “Fck Oviedo” o “Puta Oviedo” que infringen deliberadamente la normativa vigente”, añade.