Gol del Valladolid
Los jugadores del Real Valladolid celebran el gol del empate ante el Real Madrid. EFE

El Real Valladolid dio al Santiago Bernabéu el primer disgusto de la temporada. Tras su tranquilizador triunfo ante el Celta, el Real Madrid volvió a las andadas. Fue incapaz de plasmar su dominio en ocasiones de gol y se dejó los dos primeros puntos del campeonato. No fue capaz de marcar hasta el minuto 82 y, cuando la situación parecía al fin controlada, dejó escapar la victoria en un error defensivo.

Si en el estreno liguero en Vigo Zidane sorprendió con Bale en la alineación, en esta segunda jornada lo hizo con James Rodríguez, titular con la camiseta blanca dos años y tres meses después. El colombiano ocupó la vacante del sancionado Modric como volante por la derecha, con Isco moviéndose en la mediapunta. El damnificado fue Vinícius Junior, que comenzó en el banquillo.

Ambos, Bale y James, estuvieron muy activos. El Real Madrid tuvo el mando desde el inicio, con mucha posesión aunque muy horizontal. Muchas llegadas, pero poco claras. Sus mejores ocasiones llegaron en disparos lejanos y en algunos cabezazos blandos. La mejor se la fabricó Benzema, en pleno aluvión blanco antes del descanso, pero el francés se topó con Masip.

El Real Valladolid apenas inquietó el área de Courtois antes del descanso. La mejor ocasión llegó en una contra de Enes Unal, anulada por fuera de juego. Puede dar gracias Sergio Ramos, cuyo empujón al delantero turco bien había podido acabar en penalti. Nada más comenzar la segunda parte, Sergi Guardiola dio otro susto con un buen disparo que no cogió la curva necesaria.

En el minuto 55 Vinícius relevó a James, que se sentó entre aplausos del Bernabéu. El siguiente paso de Zidane, doce minutos más tarde, fue dar entrada a Jovic en lugar de Isco. En sólo unos segundos, el serbio demostró lo que puede aportar y en su primera intervención conectó un cabezazo cruzado a la escuadra.

El Valladolid volvió a asustar. Primero Waldo avisó con un duro disparo que Courtois repelió bien. Aún más claro, instantes después, fue un remate que Guardiola le quitó a Unal en boca de gol, con Courtois batido. El equipo de Sergio González no aprovechó sus ocasiones y, acto seguido, llegó el tanto de Benzema. El delantero francés sacó un gol de donde no lo había. Se giró en la frontal y mandó un zapatazo cruzado que entró pegado al palo de Masip. Y sólo unos minutos después de ser atendido por molestias en el pie.

Parecía el gol salvador, pero el Valladolid confió hasta el final. Sergi Guardiola aprovechó un despiste defensivo del Madrid tras un balón perdido por Kroos. Óscar Plano le dejó solo ante Courtois y el delantero le superó con sangre fría. Y aún más frío, el Bernabéu.