Cristiano y Bale ante el Schalke
Cristiano Ronaldo y Gareth Bale celebran un gol ante el Schalke. EFE

Desde el inicio de la semana, cuando Ancelotti anunció la titularidad de Cristiano ante el Schalke, el debate estaba servido ¿debía jugar el portugués la vuelta de una eliminatoria que estaba totalmente sentenciada con el 1-6 de la ida? Pero la mala suerte no se cebó sobre él, sino sobre Jesé, lesionado de gravedad a los tres minutos en un partido que fue un mero trámite, que acabó 3-1 y que dejó un regusto muy amargo. Ni los dos goles de Ronaldo ni la clasificación para los octavos de la Champions mitigan el dolor de la desgracia del canterano.

Ronaldo marcó dos goles y estrelló dos balones en los palos

La escasa tensión del choque dejó un partido abierto, con dominio madridista, pero con opciones de los alemanes, que aprovecharon los errores blancos para crear peligro ante los continuos enfados de Ancelotti, que no paró de reclamar tensión a sus jugadores.

El que no entiende de choques sin trascendencia es Cristiano. Una llegada de Bale por la banda derecha la aprovechó el luso para cumplir con su habitual cita con el gol, ya sea en partidos sin nada en juego, decisivos o amistosos.

El protagonista después fue otro canterano, Morata. Su buena jugada en el primer gol quedó empañada con un fallo casi a puerta vacía y, desde ese momento, su ansiedad le castigó haciéndola fallar más de lo debido.

En el correcalles que se convirtió el encuentro, un disparo de Hoogland se convirtió en el empate después de que Ramos tocara el balón y despistara a Casillas. Otra muestra más de la escasa tensión que se vivió.

Tras el descanso, Isco cogió el mando de las operaciones y el Madrid se lanzó a buscar el segundo gol, siempre con Ronaldo protagonista final, insaciable en su búsqueda continua del gol. Tanto lo buscó el portugués que acabó llegando su segundo gol, fruto de una jugada individual que finalizó con un cañonazo que deshizo el empate.

La cuenta de Cristiano pudo acabar con cuatro tantos, pero dos palos lo impidieron. En el primero de ellos, el rechace lo recogió Bale quien, generoso, le regaló el tanto a Morata. En el segundo poste, el público acabó ovacionando al portugués, desesperado en su ansia desmedida de aumentar siempre su cuenta de goles.  Pero la realidad de la eliminatoria es que el Schalke se ha llevado 9 goles, los cuartos esperan.

- Ficha técnica:

3 - Real Madrid: Casillas; Nacho, Sergio Ramos (Carvajal, m.70), Varane, Coentrao; Xabi Alonso (Casemiro, m,46), Illarramendi, Isco; Cristiano Ronaldo, Jesé (Bale, m.8) y Morata.

1 - Schalke: Fährmann, Hoogland, Howedes (Papadopoulos, m.59), Matip, Kolasinac; Ayhan (Annan, m.81), Neustädter; Obasi, Draxler, Meyer y Huntelaar (Szalai, m.46).

Goles: 1-0, m.22: Cristiano Ronaldo. 1-1, m.31: Ramos, propia puerta. 2-1, m.75: Ronaldo. 3-1, m.76: Morata.

Árbitro: Sergei Karasev (RUS). Mostró tarjeta amarilla a Illarramendi (m.58) y Papadopoulos (m.80).

Incidencias: encuentro de vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones disputado en el estadio Santiago Bernabeu ante unos 58.000 espectadores.