El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, ha presentado este viernes la reforma del Santiago Bernabéu como el proyecto "más ambicioso de los últimos tiempos", una remodelación que llevarán a cabo las empresas GMP Architekten, L35 y Ribas&Ribas tras ganar el Concurso Internacional de Ideas de Arquitectura propuesto por el club blanco.

En la fase preliminar de análisis de costes se estima que la inversión en las obras, que empezarán en verano de 2015 y, según las previsiones más optimistas, acabarán en 2016 para estrenar el estado en la temporada 2016/17, estará alrededor de los cuatrocientos millones de euros, tal como ha confirmado el mandatario blanco. Los trabajos se detendrían durante los días de partido, pero una vez que este concluya volverían a la obra.

La nueva casa del Real Madrid estará dotada, entre otros elementos, de una fachada asimétrica de acero, de una cubierta retráctil que podrá abrirse y cerrarse en solo quince minutos y de un marcador electrónico de 360 grados. En cuanto a las equipaciones, se prevé la construcción de un hotel de lujo en el interior y centro comercial y de ocio que ayudarían a que se pudiera generar un incremento de más del treinta por ciento de los ingresos actuales de explotación.

La inversión estará alrededor de los cuatrocientos millones

El presidente del Real Madrid afirmó en su discurso: "Queremos conseguir que el Santiago Bernabéu se convierta en el mejor estadio del mundo y que el aficionado tenga la mejor experiencia futbolística. El mejor estadio en un emplazamiento único que será un símbolo mundial".

Por su parte, Volkwin Marg, arquitecto alemán que encabeza la candidatura de GMP Arquitectos, que convertirá al feudo blanco en un icono arquitectónico y referencia internacional como instalación deportiva, aseguró que el objetivo es "transformarlo en el estadio más avanzado y desarrollado del siglo XXI. Tenemos el honor de haber participado en la construcción de más de 20 estadios, pero este es, sin duda, el proyecto más importante de nuestras carreras profesionales".

"En Madrid teníamos en mente un icono madrileño. Seguimos defendiendo la leyenda del club, recalcando la importancia de ciertos valores que nos hablan de la historia del ser mismo del Real Madrid. Esto exige una monumentalidad moderna", opinó.

"Una joya"

Además se refirió a la estructura: "La conformación exterior da lugar a una geometría compleja que puede doblarse y adaptarse a las necesidades del edificio mismo y al entorno que le rodea, a la ciudad. Se concibe como objeto poderoso que permanece vivo en nuestras memorias".

"La inspiración es una joya, una piel que va cambiando de color, que refleja, que protege un tesoro. Esta escultura exterior nos permite una percepción múltiple por parte de los peatones en función de donde estén situados y en función de hacia donde se dirijan", aseguró.

También hizo mención al uso de tecnologías avanzadas, a la cubierta retráctil, al marcador, a las zonas exteriores y a la fachada: "Uno de los objetivos es mejorar la zona colindante urbanística. La nueva plaza pública va a desempeñar un papel muy importante desde el punto de vista de la mejora de la vida misma para los vecinos del barrio".

"La nueva fachada no va a ser la de un edificio dormido que se despierta solo durante el partido. Va a ser un edificio vivo, que nos habla. En la fachada de oriente veremos una enorme pantalla que da a Castellana y que se va a usar en momentos especiales. Gracias al sistema LED la piel va a vibrar, va a respirar, va a responder a las emociones de los espectadores", destacó.