Es oficial: el Real Madrid de Carlo Ancelotti juega muy bien al fútbol. Se han despejado las dudas de los comienzos del italiano. Los planteamientos de otras temporadas parecen ya olvidados. El equipo blanco ha dado con la tecla y eso que no contó, por primera vez en Liga desde su lesión, con el voraz Cristiano Ronaldo.

A falta del luso, un buen número de jugadores dieron un paso al frente ante el Valladolid, que salió derrotado por 3-0. Ángel di María, Karim Benzema, Isco Alarcón, Luka Modric o Xabi Alonso hicieron un gran partido y demostraron no sólo que se puede ganar jugando bien, sino que el Bernabéu disfruta con ello. Pero por encima de todos destaca el nombre de Gareth Bale. Sin Cristiano al lado, el galés brilla más. Hizo un partido completo: marcó un 'hat-trick' perfecto (un gol con la derecha, otro con la zurda y otro de cabeza) y dio una asistencia.

En el primer cuarto de hora, los blancos habían creado tres buenas ocasiones de peligro

El equipo blanco salió con mucha intensidad, con Ángel di María como protagonista. El argentino creó peligro constante y en el primer cuarto de hora, los blancos ya habían creado tres buenas ocasiones de peligro, incluido un trallazo de Di María al larguero. El Valladolid aguantaba estoicamente, sin acercarse a la meta de Diego López y encomendándose a su prometedor portero, Mariño.

Empezaba a impacientarse el equipo, viendo que el dominio no se traducía en goles. Pero ocurrió lo inevitable en el minuto 32: jugada de Di María por la izquierda, centro chut del argentino, despeje de Mariño que le queda franco a Bale, que sólo tuvo que cabecear a la red.

Benzema es otro

El partido se había roto y tres minutos después, Karim Benzema anotó el segundo. El francés, por suerte para él, para el Madrid y para Francia, poco se parece al de hace apenas un mes. Está más concentrado y más comprometido.

Los últimos minutos del primer tiempo sirvieron para que el Valladolid conociera la otra mitad del césped del Bernabéu, sabedor el Madrid de que lo difícil ya había pasado.

En la reanudación, el partido se convirtió en el escenario de un artista llamado Isco Alarcón. El malagueño, que empezó como un tiro y luego fue carne de banquillo, aprovecha al máximo la ausencia de Khedira. Aporta una magia que hace un año hubiera sido impensable ver en Chamartín. Los blancos siguieron haciendo su juego y Bale culminó una bonita jugada con Marcelo anotando con la derecha.

Con 3-0 y el partido ganado, el Madrid empezó a gustarse y a triangular. Tanto gozaban que incluso le sobró algún que otro pase que podría haber acabado en gol. Sí lo fue en el minuto 89, cuando de nuevo Bale cerró su mejor noche como madridista gracias a Marcelo, otro de los destacados. El Madrid ha llegado a su mejor momento a tiempo, porque además, el Barça da síntomas de debilidad. Siempre con permiso de Simeone...

Ficha técnica:

4.- Real Madrid: Diego López; Carvajal, Pepe, Sergio Ramos, Marcelo; Xabi Alonso, Modric, Isco; Bale, Di María (Jesé, min. 74) y Benzema (Morata, min. 74).

0.- Valladolid: Mariño; Alcatraz, Jesús Rueda, Marc Valiente, Peña; Álvaro Rubio, Sastre, Rossi; Larsson (Omar, min. 46), Javi Guerra (Manucho, min. 73) y Bergdich.

Goles: 1-0, min. 33: Bale; 2-0, min. 35: Benzema; 3-0, min. 64: Bale; 4-0, min. 90: Bale.

Árbitro: Pérez Montero (Comité Andaluz). Mostró cartulina amarilla a Sastre (min. 80) por parte del Valladolid.

Incidencias: Partido correspondiente a la decimoquinta jornada de la Liga BBVA disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante cerca de 61.000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento del padre del defensa del Real Madrid Fabio Coentrao. El noruego Magnus Carlsen, campeón del mundo de ajedrez, realizó el saque de honor.