Benzema ante la Real Sociedad
Karim Benzema dispara a puerta en el partido ante la Real Sociedad. EFE

El Real Madrid ha caído por 0-2 frente a la Real Sociedad, en un partido que confirma la tremenda crisis de juego y resultados por la que pasa en este momento el conjunto blanco, y que pone en duda la continuidad de Santiago Solari como entrenador merengue.

El Real Madrid comenzó el encuentro absolutamente desconectado del juego, y en el minuto uno Casemiro cometió un penalti absurdo sobre Mikel Merino que transformó Willian José, después de ejecutar la pena máxima con un disparo potente que se coló por el centro de la portería de Thibaut Courtois.

El equipo blanco trató de reaccionar a partir de entonces, y de hecho generó varias ocasiones para igualar la contienda. Karim Benzema falló una clara ocasión en el minuto 9, al cruzar demasiado una pelota suelta.

Cinco minutos después el equipo blanco tuvo otra buena oportunidad. Benzema metió un excelente pase a Vinicius Junior, pero el joven brasileño sacó un remate demasiado flojo que detuvo Rulli, que volvió a negar el tanto al cuadro local en el minuto 21, cuando sacó una excelente mano a un remate de media distancia de Modric.

Tampoco acompañó la suerte al equipo blanco, que estuvo muy cerca en el minuto 44 de igualar el partido, después de que Lucas Vázquez intentase centrar, saliéndole muy cerrado, y estando a punto de marcar, pero la pelota pegó en el palo, yéndose tras esa jugada el partido al descanso.

En el inicio de segunda parte el Real Madrid tuvo tres disparos seguidos desde el interior del área, pero la Real logró bloquear esos tiros, lo que desesperó aún más el Real Madrid. El gran problema del equipo blanco llegó en el minuto 65, cuando Lucas Vázquez vio la segunda cartulina amarilla.

Los de Solari lo siguieron intentando, y de hecho Vinicius reclamó penalti de Rulli, que no consiguió darle a la pelota, pero la acción no fue revisada por el VAR, para gran desesperación del Bernabéu.

El partido estaba totalmente roto, y la Real Sociedad, con un Real Madrid que tenía diez jugadores sobre el terreno de juego, logró poner el 0-2 definitivo, con un cabezazo preciso de Rubén Pardo en el corazón del área.