Marcelo y Bale, en la Supercopa de Europa frente al Atlético de Madrid.
Marcelo y Bale, en la Supercopa de Europa frente al Atlético de Madrid. EFE

La derrota del Real Madrid frente al Atlético de Madrid en la Supercopa de Europa disputada en Tallin pone fin a una impresionante racha de trece finales internacionales consecutivas ganadas por el equipo blanco. La última que el Real Madrid perdió fue el 18 de noviembre del año 2000 en Tokio, frente a Boca Juniors. Aquella famosa Copa Intercontinental en la que destacó Juan Román Riquelme, y que situó al jugador xeneize en el mapa del fútbol mundial.

Desde entonces, los éxitos del cuadro merengue se han sucedido de forma abrumadora. En la Liga de Campeones, venció las finales de la temporada 2001/2002 frente al Bayer Leverkusen, la de 2013/2014 frente al Atlético de Madrid, la de 2014/2015 frente a la Juventus de Turín, la de 2016/2017 frente al Atlético de Madrid y la de 2017/2018 frente al Liverpool.

El cuadro blanco no falló posteriormente ni en la Copa Intercontinental, donde venció en 2002 al Vasco de Gama, ni en el Mundial de Clubes, donde derrotó en 2014 a San Lorenzo de Almagro, en 2016 a Kashima Antlers y en 2017 a Grêmio de Portoalegre. En la Supercopa de Europa, donde ha concluido la exitosa racha, venció en 2002 al Feyenoord, en 2014 y en 2016 al Sevilla, y en 2017 al Manchester United.