Iñaki Cano
Iñaki Cano. SPORTYOU

El famoso puente aéreo entre Barcelona y Madrid parece que seguirá estando más por Barajas que por el Prat. A pesar del 'hat-trick' de Leo Messi y del 4-0 del Barça al PSV holandés, las sensaciones colectivas del equipo de Julen Lopetegui inclinan la balance del lado del blanco, después de verle atosigar a la AS Roma, semifinalista de la pasada edición de la Champions League.

Goleadas al margen, lo cierto es que en el Camp Nou se vio al de siempre, Leo Messi, por encima del resto de sus compañeros. En el Bernabéu el conjunto estuvo por encima de las individualidades y como decía don Alfredo Di Stéfano: "Nadie es mejor que todos juntos".

Decía Di Francesco, técnico de la Roma, antes de sufrir en sus carnes el baile de los blancos, que ahora el Real Madrid es como aquel Barça que lo ganaba todo mientras que el Madrid dependía del acierto de Cristiano Ronaldo. Después del baño blanco a los romanos, Di Francesco sólo supo aplaudir al campeón y darle gracias a su portero por su actuación, que le salvó de una goleada.

Para gustos los colores, pero no hay duda que el Real Madrid ha mejorado muchísimo con la llegada de Julen Lopetegui al banquillo y con la marcha de Cristiano. El entrenador se ha visto obligado a depender de todos y no sólo de uno y así se lo hizo saber a su plantilla, que está más suelta y más entregada al conjunto. Además, el mensaje del entrenador fue claro: "Si no os unís, la gente pensará que erais lo que fuisteis gracias a los goles de Cristiano Ronaldo. De vosotros depende".

Los jugadores, aunque hayan dominado las últimas ediciones de la máxima competición, están cansados de que les hablen de las maravillas de aquel Barça y aunque ya han dejado la marca ganando todo lo que han ganado, quieren demostrarle al mundo del fútbol que éste, su Real Madrid, es mejor que aquel Barça jugando a un fútbol sin tanto 'tiki-taka' pero con más verticalidad y más, muchísima más coralidad que aquellos que enamoraron al mundo.