Cristiano Ronaldo
El delantero portugués del Real Madrid Cristiano Ronaldo. EFE

El Real Madrid afronta este miércoles un duro examen en la tercera jornada de la Liga de Campeones con la visita al Borussia Dortmund alemán, frente al que espera encarrilar de forma definitiva su pase a los octavos, una misión complicada, no sólo por la calidad del rival, sino por visitar un terreno que se le atraganta históricamente.  

Sólo seis meses después de pisar por última vez suelo alemán, en la ida de las semifinales de la 'Champions', ante el Bayern de Múnich, y sumar un nuevo revés en el país germano, el conjunto de José Mourinho intentará acabar con esa maldición que le ha hecho perder en 16 de sus 23 visitas, con tan sólo una victoria, en 2000-2001, ante el Bayer Leverkusen (2-3).

El bagaje blanco en Alemania es bastante pobre

El bagaje blanco en Alemania es bastante pobre, pero en Dortmund siempre ha salido airoso en sus dos anteriores enfrentamientos, aunque con sendos empates, el primero, sin goles, de grato recuerdo ya que dio el pase a la final de la 'Séptima' en 1997-98, mientras que el segundo, en la temporada 2002-03 (1-1), fue de más sufrimiento, con un tanto en el descuento de Javier Portillo, clave para que el Real Madrid no quedara eliminado prácticamente en la segunda fase de grupos.

Ahora, en un grupo tan duro y complicado, donde Mourinho ya ha advertido que alguien se puede quedar fuera con nueve puntos, puntuar es vital, y la victoria sería casi decisiva, dado que el nueve veces campeón de Europa tiene dos partidos en casa, ante el débil Ajax y la visita de los actuales reyes de la Bundelisga. Tras medirse al campeón de la potente Premier ahora le toca el de la atractiva liga alemana.

El técnico portugués volverá a ver como reaccionan los suyos con una defensa novedosa, sin ninguno de sus laterales titulares, pero que ya probó el pasado sábado en la victoria ante el Celta de Vigo. Michael Essien jugó en la izquierda y Sergio Ramos en la derecha, con Pepe y Varane en el centro, y no debería haber sorpresas en ese sentido, sobre todo porque la alternativa sería el canterano Nacho y parece complicado que 'Mou' le dé sitio en un choque de tanta dificultad.

El Málaga, a seguir deslumbrando

El Málaga regresa este miércoles a la Liga de Campeones para intentar reafirmar su liderato en La Rosaleda y encarrilar su pase a los octavos de final frente a un histórico de la competición, el AC Milan, siete veces campeón continental que no ha comenzado la presente campaña de la mejor manera.

El conjunto de Manuel Pellegrini acumula pleno de victorias en la fase de grupos tras vencer en su debut en Liga de Campeones al Zenit de San Petersburgo (3-0) en casa y en su visita al Anderlecht (0-3) y se coloca como sorprendente líder del Grupo C con seis puntos, por lo que derrotar al equipo lombardo le haría afrontar con más tranquilidad la segunda vuelta.

El cuadro 'rossonero', siete veces campeón de Europa y favorito, más por prestigio que por potencial, para liderar el Grupo C, no atraviesa su mejor momento en ninguna de las competiciones vigentes por lo que el Málaga aprovechará las carencias de su rival y su condición de local para intentar reafirmar su liderato, ya que un triunfo malaguista sería determinante para conseguirlo porque situaría al conjunto italiano, actual segundo clasificado, a cinco puntos a falta de tres jornadas para el final de la fase de grupos.

El Málaga está siendo una de las sensaciones de la temporada. En Liga BBVA es tercero, tres puntos por delante del Real Madrid, viene reforzado tras acumular una nueva victoria en la última jornada liguera ante el Valladolid y se mantiene invicto en su estadio, mientras que en su estreno en la 'Champions' está ofreciendo un fútbol de altura, coronado por seis goles a favor y ninguno en contra.