Gareth Bale
Gareth Bale celebra su gol ante el Manchester City. EFE

Habrá final española. Y con revancha. Un gol de Gareth Bale le dio la victoria al Real Madrid ante un timorato Manchester City y los blancos buscarán su undécima Champions el 28 de mayo en Milán ante el Atlético.

Zidane apostó por el ataque, y sin Casemiro decidió salir con Isco, una declaración de intenciones de lo que quería: jugar en campo rival, dominar, atacar a un equipo que no destaca precisamente por su brillantez defensiva.

Pronto la apuesta se demostró acertada, con el malagueño luciéndose en el medio, Kroos mostrándose infalible en el pase, Modric dando una lección en la dirección y Bale siendo un puñal en la banda. Las ocasiones no llegaban, pero la sensación de superioridad era tal que no había dudas de que llegaría pronto. Fue en una combinación entre Carvajal, otra vez dueño de su banda, y Bale, que se desmarcó con inteligencia y su disparo, tras rozar en un defensa, se coló por la escuadra.

El City estaba tocado, desorientado, los kilos le pesaban a Yaya Toure y Agüero estaba demasiado solo para pedirle un milagro. Solo las acciones de Navas, incisivo ante Marcelo, inquietaron la meta de Keylor, pero el costarricense se mostró muy seguro en cada centro lateral.

Pudo sentenciar el Madrid, pero tras una falta lateral el remate final de Ramos, que acabó en gol, fue anulado por fuera de juego anterior de Pepe, mientras que los ingleses dieron sus primeras señales de vida con un remate de Fernandinho que rozó el palo al filo del descanso.

El paso por vestuarios hizo el partido más lento aún, a los blancos no les interesaba un ritmo rápido y el Manchester City seguía paseándose por el Bernabéu sin saber muy bien qué hacían en una semifinal de la Champions.

Pudo sentenciar Modric, pero se vio tan solo que se imaginó en fuera de juego y cuando se quiso dar cuenta Hart se le  había echado encima, y un cabezazo de Bale se estrelló en el palo. Pese a la superioridad madridista, el tanto de la sentencia no llegaba, tocaba sufrir en los minutos finales.

Quizás sufrir sea un decir, siendo honestos. Cuando un gol te deja fuera de la eliminatoria, la tensión es lo normal, pero el City jamás se lo creyó, demostró ser un equipo sin alma, sin fe, ni siquiera apeló a la heroica, ni jugadores desesperados buscando un gol que les metiera en, nada menos, la final de la Champions. El sello de Pellegrini. Solo un duro disparo de Agüero desde fuera del área inquieto realmente a los blancos, que tuvieron un plácido final de partido. La revancha está servida, el Real Madrid buscará la Undécima nuevamente ante el vecino.

- Ficha técnica:

1 - Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Pepe, Sergio Ramos, Marcelo; Kroos, Modric, Isco (James, m.68); Bale, Cristiano Ronaldo y Jesé (Lucas Vázquez, m.56).

0 - Manchester City: Hart; Sagna, Kompany (Mangala, m.10), Otamendi, Clichy; Fernando, Fernandinho; Jesús Navas (Iheanacho, m.69), Touré (Sterling, m.61), De Bruyne; y Agüero.

Gol: 1-0, m.21: Bale.

Árbitro: Damir Skomina (ESL). Amonestó a Lucas Vázquez (83) por el Real Madrid; y a De Bruyne (30), Fernando (71) y Otamendi (90) por el City.

Incidencias: encuentro de vuelta de semifinales de la Liga de Campeones disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 79.500 espectadores. Presenció el encuentro en el palco de honor el rey Felipe VI y la princesa Sofía. También asistieron los tenistas Rafa Nadal y Novak Djokovic.