Gareth Bale, en el encuentro de liga entre Real Madrid y Getafe.
Gareth Bale, en el encuentro de liga entre Real Madrid y Getafe. EFE

El Real Madrid se presentaba ante su afición de forma oficial en la temporada 2018/2019 frente al Getafe, y la respuesta del púbico, en forma de aforo, ha dejado mucho que desear. Al feudo blanco sólo han acudido 48.466 espectadores, la cifra más baja en un partido de Liga desde el 24 de mayo de 2009, cuando fueron 44.270 espectadores para ver al Mallorca, tal y como ha informado en Twitter Mister Chip.

Es cierto que el mes de agosto es el momento por excelencia para las vacaciones de verano en España, pero también que si miramos el primer partido liguero del curso pasado —que fue un 27 de agosto y frente al Valencia, un rival de más entidad—, llevó a las gradas a algo más de 65.000 espectadores, una diferencia notable.

La salida de Cristiano Ronaldo no ha sentado bien a la grada, que además llegaba a la primera jornada de liga después de haber sufrido la decepción que supuso perder la Supercopa de Europa frente al Atlético de Madrid, su gran rival local. A esa salida del luso hay que sumar la falta de fichajes para reforzar el ataque, algo que tampoco ha sentado bien la parroquía blanca, y que probablemetne ha repercutido en el aforo del primer encuentro, ya que alguna cara nueva quizás hubiera hecho animarse a más gente.