Gol del Real Madrid
Los jugadores del Real Madrid felicitan a James (d) tras marcar el primer gol ante el Granada, durante el partido de Liga en Primera División disputado en el estadio Los Cármenes. EFE

El Real Madrid se agarró a la efectividad de James Rodríguez y Álvaro Morata —ambos firmaron un doblete— para saldar positivamente su visita a Los Cármenes (0-4) en un partido resuelto a los diez minutos que da licencia a los blancos a seguir dependiendo de sí mismos para conquistar el título de Liga.

El equipo de Zinédine Zidane dejó sentenciado el compromiso en apenas dos zarpazos auspiciados por la inspiración de James. El colombiano marcó un doblete en un santiamén y desechó cualquier posible respuesta de los locales, muertos mentalmente tras una temporada que les ha llevado de vuelta a Segunda División cinco años después.

Igual que ocurrió en Riazor hace unas semanas, el Madrid tardó un instante en golpear en la mandíbula de su oponente. En esta ocasión el directo llevó la firma de James, que encontró en Lucas Vázquez un socio de muchos quilates. El canterano gallego se hartó de reclamar los focos en el acto inicial.

Su efervescencia la aprovechó el cafetero, más que solvente cuando Zidane decide echar mano del 'plan B'. La también llamada 'segunda unidad' dio la cara como ya hiciese en Eibar, Leganés o A Coruña. Los teóricos suplentes no juegan, se exhiben, y resuelven la maraña porque saben que de fondo yace el título que tanto añoran.

James prolongó la fiesta con el 0-2, sentenció al equipo de Tony Adams, e hizo bueno un servicio del 'olvidado' Coentrao, que volvió a sentirse futbolista este sábado en el estadio nazarí. El portugués brindó en bandeja el segundo en su cuenta con un centro que James no dejó escapar con la testa. Ochoa, que la tocó, estuvo cerca de impedir el tanto.

Las goles se sucedieron con más facilidad que las propias ocasiones. Esa es la grandeza de un Real Madrid que en un despiste te pinta la cara de arriba a abajo. Esta vez le tocó a Morata, que demostró su hambre con un doblete en cinco minutos. El ariete madrileño, en la picota esta semana por su supuesto flirteo con Simeone, firmó el 0-3 con un trallazo sensacional.

Y acto seguido, tras caracolear a la zaga andaluza, Morata fusiló a Ochoa para colocar el 0-4, el que a la postre fue el resultado definitivo. El Granada, por su parte, había dejado de emitir señales de vida desde el segundo gol de los blancos. El trámite estaba superado para un Real Madrid que dedicó la segunda parte a jugar con el tiempo.

Lo intentó Benzema, que entró en los minutos finales, y también Isco, que no fue titular porque será protagonista en la batalla del Calderón, pero el 0-4 no se movió por más que se empeñasen los de Zidane. Hasta Danilo la tiró a la madera a la hora de partido y Hongla, inexplicablemente, la lanzó fuera con todo a su favor.

El Real Madrid salió de Granada sin rasguños, con tres puntos más que sencillos y con la sensación de que deberá ganar todo lo que queda si no quiere ilusionar a un Barça que le obligará a no fallar si los merengues quieren levantar su primera Liga en las últimas cinco temporadas.

Ficha técnica:

0 - Granada: Ochoa; Foulquier, Hongla, Ingason, Gastón Silva; Krhin (Lombán, m. 46), Angban, Andreas Pereira (Entrena, m. 80); Isaac Cuenca, Aly Malle (Uche, m. 17) y Adrián Ramos.

4 - Real Madrid: Casilla; Danilo, Nacho, Sergio Ramos, Coentrao; Casemiro (Isco, m. 69), Kovacic, James; Lucas Vázquez (Mariano, m. 77), Asensio (Benzema, m. 59) y Morata.

Goles: 0-1, m. 3: James. 0-2, m. 10: James. 0-3, m. 30: Morata. 0-4, m. 35: Morata.

Árbitro: Iglesias Villanueva (C. Gallego). Mostró cartulina amarilla al local Ingason.

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésima sexta jornada de la Liga Santander disputado en el Estadio Nuevo Los Cármenes ante unos 20.000 espectadores, con nutrida presencia de aficionados madridistas