Campeón de la ACB a lo grande, ganando en la cancha del máximo rival y con un contundente 3-0 en la final ante el Barça (85-90). El Real Madrid redondeó una temporada de ensueño, sumando la liga a la ansiada novena Euroliga lograda hace poco más de un mes y completando un pleno de títulos que convierte a este equipo en leyenda.

Con el Barça jugándose la temporada a una carta y afrontando su primer ‘match ball’, los de Pascual salieron intensos y fuertes en defensa. Lograron atascar el ataque de los blancos, pero el de los azulgranas no fue mucho mejor. Solo Tomic, imperial en la pintura, mantenía en el partido a los culés gracias a sus 16 puntos antes del descanso.

Sergio Llull fue elegido mejor jugador (MVP) de la final

El segundo cuarto fue un recital impresionante -otro más- de los madridistas. La segunda unidad volvió a funcionar a la perfección en un equipo en el que es imposible distinguir entre titulares y suplentes, todos aportan, cada uno de los jugadores conoce su rol y sabe de la importancia que tiene dentro de un engranaje coral casi perfecto. Mérito absoluto de Pablo Laso.

Carroll salió con el fusil cargado, Maciulis hizo daño tanto al poste como desde fuera y Sergio Rodríguez volvió a ser el director de orquesta perfecto. El Barça se vio desbordado, sin encontrar nadie en quien apoyarse, y las diferencias comenzaron a aumentar hasta llegar al 34-48 del descanso que fue fiel reflejo del partido, de la serie y de las diferencias actuales entre ambos equipos.

Pero este Barça nunca se rinde. Jamás. Es indiscutible el amor propio que tienen. Tras el descanso, los de Pascual se lanzaron a por el partido, con convencimiento, agresivos ante el aro. Tomic siguió machando en la pintura, pero ahora sí que le acompañaron el resto de compañeros, y los tiros de fuera entraron.

La diferencia bajó de los diez puntos y el miedo apareció en un Real Madrid de repente irreconocible. Un parcial de 16-0, con dos triples finales de Abrines, puso al Barça cinco arriba a pocos segundos de afrontar el último cuarto… hasta que llegó el triplazo de Sergio Rodríguez desde más de 10 metros para dejar el partido en un puño (67-65).

La pájara ofensiva del Madrid quedó totalmente olvidada en el último cuarto, cuando entre el Chacho, Nocioni, Maciulis y Carroll dieron la vuelta de nuevo al marcador, subiendo además la ventaja de los diez puntos. Al Barça solo le quedaba la heroica, y lo intentó como en él es habitual dejando la diferencia en solo tres puntos dentro del último minuto, pero un canastón de Carroll al filo de la posesión sentenció el partido y dio su cuarto título de la temporada a este imperial Real Madrid.

- Ficha del partido:

85. Barcelona (17+17+33+18): Satoransky (10), Oleson (10), Hezonja (-), Doellman (12) y Tomic (29) -equipo inicial-, Abrines (16), Marcelinho (1), Jackson (3), Pleiss (2) y Nachbar (2).

90. Real Madrid (17+31+17+25): Rivers (9), Rudy (4), Reyes (6), Ayón (8) y Llull (10) -equipo inicial-, Carroll (19), Rodríguez (11), Nocioni (11), Maciulis (10) y Slaughter (2).

Árbitros: Hierrezuelo, Pérez Pizarro y Calatrava. Eliminaron a Satoransky, por parte del Barcelona.

Incidencias: Tercer partido del 'playoff' final de la Liga ACB, al mejor de cinco, disputado en el Palau Blaugrana ante 7.247 espectadores.