Rudy Fernández
El jugador del Real Madrid de baloncesto, Rudy Fernández. EFE

El Valencia Basket se impuso al Real Madrid, en la jornada 28 de la Liga Endesa, en un encuentro en el que el equipo valenciano superó sus muchos problemas físicos y dominó a un rival perdido y al que nunca dejó encontrar su rumbo en el partido.

Con tres de sus cinco pívots lesionados, el Valencia supo ahogar al Real Madrid con una defensa intensa y en ataque, los triples de Thomas Kelati abrieron el camino para que Bojan Dubljevic y Pau Ribas castigaran la falta de hambre de triunfo visitante, sólo mitigada por Sergi Llull.

El partido arrancó con un duelo de triples entre Kelati y Sergi LlullUn eléctrico duelo de triples entre Kelati y Llull abrió un encuentro al que poco a poco se sumaron los interiores. Primero los hicieron los visitantes de la mano de Mirza Begic, pero cuando lo hizo para los locales Bojan Dubljevic el Valencia se hizo con el mando (22-19, m.10).

Pese a las muchas lesiones con las que afrontaba el choque, el Valencia se creció. Con una defensa rocosa, neutralizó a un Madrid perdido en su rotación y, en ataque, al continuo bombardeo de Kelati se unieron dos invitados inesperados: Rodrigo San Miguel y Will Hanley.

El base aragonés acertó con dos triples librados y obligó a abrirse a la defensa del Madrid y Hanley, que esta temporada ha jugado en el Oviedo de la LEB 2, supo ganar la espalda de los defensores visitantes para apuntalar la renta local (52-38, m.20).

El paso por el vestuario no cambió el panorama. De hecho, el Madrid pagó con una antideportiva y una técnica al banquillo su total desconcierto (60-40, m. 24). Sólo Llull, certero en el tiro y con un instinto diferente al de sus compañeros, sostenía a los visitantes y con siete puntos seguidos dio vida a los suyos.

Pero el 'huracán menorquín' no amilanó a los locales. Con un incisivo Pau Ribas a los mandos, el Valencia aprovechó el inmenso talento de Dubljevic, que castigó a los interiores del Madrid tanto en la pintura como en la línea de 6'75 y volvió a poner el cerrojo al aro local.

El Real Madrid fue incapaz de anotar cerca del aro

Desconcentrado hasta fallar 9 de sus 15 primeros tiros libres, el Madrid se encontró con una ayuda inesperada para un último intento de remontada: dos triples de Hettsheimer. Pero tampoco así perdió la calma el Valencia que, inmenso en defensa, cogió aire con un par de acciones de Justin Doellman.

Con la Fonteta rendida a la entrega de los suyos, el Valencia supo gestionar su cansancio para no dar alas a un Madrid incapaz de anotar desde posiciones cercanas al aro y que apenas puso en problemas a los locales en los últimos minutos.

El Barça gana en la prórroga

El Blusens Monbus cayó en el Fontes do Sar frente al Fútbol Club Barcelona en la prórroga tras tener el partido ganado a falta de pocos segundos en una cita marcada por las intensas defensas (81-86).

El Regal Barcelona se presentaba en Santiago sin algunos de sus jugadores fundamentales como son Saras Jasikevicius o Juan Carlos Navarro, pero el equipo podía contar con otros que hicieron que este encuentro fuese de lo más emocionante.

El Barça llegó a Santiago sin Jasikevicius ni Navarro

Los primeros minutos estuvieron dominados por el equipo catalán con un parcial de 0-7 debido a la falta de una buena finalización de los de Moncho Fernández y las repetidas faltas durante los primeros diez minutos por parte de los dos conjuntos.

El luminoso mostró en todo el primer cuarto ventaja por parte de los de Xavi Pascual, que tuvieron su máximo margen en el minuto 5 tras un dos más uno que Ante Tomic no supo aprovechar, fallando el tiro libre adicional (2-9).

Esta desigualdad fue erradicada después de la entrada del tunecino Salah Mejri, que metió a los de su equipo en el encuentro tras un mate después de un contraataque en el último minuto (11-13) aunque el que más cerca los pondría sería Andrés Rodríguez con un triple después de una canasta de Marcelinho, finalizando el cuarto empatados (14-14).

Continuó la misma dinámica en el segundo periodo y la distancia aumentó a pesar de que el Regal Barça estuviera muy espeso tanto en ataque como en defensa, pero anotando dos triples que obligó a Moncho Fernández a pedir un tiempo muerto ( 19-25, min. 14).

Después de varias canastas desde el perímetro de Alberto Corbacho que fueron contestados por CJ Wallace parecía que la tranquilidad llegaba al Fontes do Sar pero una técnica doble en el último minuto a Mejri y a Ingles hizo que esto cambiase, llegando al final del cuarto 29-33.

El Blusens Monbus llegaba del descanso más metido en el partido con varias canastas a su favor (33-33, min. 3) y logrando su máxima diferencia hasta el momento en el minuto 25 de partido (38-35), aunque la alegría duró muy poco.

La quinta falta personal de Kendall inclinó la balanza para el BarcelonaEn los siguientes instantes se sucedió el intercambio de canastas con ligeras ventajas para cada equipo aunque el cuarto terminó en empate (47-47), quedaban solo diez minutos por delante en los que se jugaría el partido como desde el inicio.

Fueron los locales los que llevaron la iniciativa al empezar el último acto, pues con un dos más uno de Kendall y un triple de Corbacho se pusieron con seis puntos de ventaja que serían neutralizados con un parcial de 0-8 y una nueva diferencia visitante (53-55, min. 34).

La presión del Obradoiro aumentó cuando el margen llegó a los cinco puntos, aunque en ese momento el Barcelona dejó de acertar y Robbie Hummel dejó claro para qué está en la competición, pues a falta de menos de 30 segundos para acabar el partido anotó un lanzamiento desde el perímetro que casi sentencia el partido (69-67), pero Tomic tuvo un dos más uno para ganar y su fallo en el tiro libre forzó la prórroga (69-69).

Al empezar el periodo extra el equipo de casa empezó a defender en zona y volvió a llevar la iniciativa, aunque el partido se le hizo demasiado largo y la quinta falta de Kendall supuso que el mando fuese para el contrincante.

Aún así el equipo aguantó el intercambio de canastas (79-78, min. 43) hasta que se tuvo que marchar Ben Dewar eliminado por faltas y la diferencia aumentó para el contrario hasta los instantes finales, cuando Mejri desaprovechó una posesión (81-86).