Xabi Alonso
El jugador del Real Madrid, Xabi Alonso, comprueba el estado del cesped de Mestalla. Manuel Bruque / EFE

El bajón físico y de juego del Real Madrid ha dado alas al Barcelona en su lucha por la remontada que parecía imposible.

A pesar de los mensajes pesimistas de Pep Guardiola, lo cierto es que el Real Madrid no se encuentra en su mejor momento de la temporada y el Barça todo lo contrario, está más enchufado que nunca.

Hasta el partido de Palma, el Madrid llevaba un espectacular promedio de 3,5 goles

El equipo blanco acusa un evidente bajón físico, lo que le repercute en una menor posesión de balón y un promedio goleador peor que hace unos meses.

Xabi Alonso personifica ese bajón en cuanto a nivel físico. El centrocampista lleva más de 15 partidos consecutivos como titular, algo que le está pesando en sus piernas. El resto del equipo tampoco anda fino, costando más llegar al área rival y permitiendo a los rivales merodear con más facilidad el territorio de Casillas.

El Madrid ya no obtiene los datos de posesión de hace unos meses (tomando como referencia el partido de enero en Mallorca). En los últimos partidos, Rayo, Betis y Málaga arrebataron el balón a los pupilos de Mourinho, que han bajado su posesión de un 60% a un 56%.

Otro dato clave es la puntería de cara a la portería contraria. Los blancos han bajado su promedio goleador. Hasta el partido de Palma, el Madrid llevaba un espectacular promedio de 3,5 goles. Dos meses después ha bajado a 2,9. Esto hace que le cueste más sacar los partidos adelante. Partidos que antes eran un 'paseo' para los merengues. Ejemplos son las victorias con un solitario gol ante Getafe y Rayo, también por la mínima ante el Betis (2-3) y empate ante el Málaga.

La ausencia de Di María

A todo esto, hay que sumarse la baja de Di María. Mourinho achaca el bajón del Real Madrid a la ausencia del argentino, que se ha perdido 16 de los últimos 17 encuentros. Además de sus goles, el extremo era el rey (corona compartida con Ozil) de las asistencias en el Madrid. Algo que nota mucho el equipo blanco, más de lo esperado.

A pesar de ello, Mourinho no quiere arriesgar y que vuelva a recaer, con lo que es casi seguro que no le fuerce para jugar en el Madrigal, a pesar de estar jugándose la Liga con el Barça. Se espera su retorno en la Champions, en los cuartos ante el APOEL.

A pesar de esto, el vestuario no tiene miedo a la posible remontada culé (aún son 8 puntos de ventaja) y los mensajes de Mourinho son de apoyo a la plantilla.