Xabi Alonso
Xabi Alonso, en una rueda de prensa. CHEMA MOYA / EFE

Modric o Marcelo son algunos de los nombres que en las últimas semanas han tenido que hacer frente a sus deudas pendientes con Hacienda, pero ahora es Xabi Alonso quien vuelve a estar en el foco después de que la Audiencia de Madrid haya admitido el recurso de la Fiscalía para determinar si cometió fraude fiscal.

En el año 2015 la Agencia Tributaria solicitó que se le abriera una investigación al exjugador del Real Madrid y del Bayern de Munich para confirmar una serie de indicios que apuntaban a ingresos no declarados durante su etapa profesional.

Hacienda había descubierto que Xabi Alonso había vendido sus derechos de imagen a una firma radicada en Madeira, una operación que, a juicio de la Agencia Tributaria, era una "simulación", si bien el juez instructor que archivó la denuncia aseguró que Madeira no es paraíso fiscal y que el jugador lo único que hizo fue aprovechar "la pericia" de sus asesores para encontrar la solución más ventajosa a sus intereses.

La Abogacía del Estado también se posicionó a favor de reabrir el proceso. El posible fraude fiscal habría sido cometido entre los años 2010 y 2012, cuando el donostiarra vestía la camiseta del Madrid.

El futbolista, tras conocerse los primeros pasos del proceso, anunció en un comunicado que todas sus actuaciones se habían hecho "dentro de la más estricta legalidad" y que había cumplido "con todas las obligaciones fiscales".

Más investigados

Alonso fue uno de los futbolistas denunciado por la Fiscalía de Madrid por posible delito contra la Hacienda Pública, como los también exmadridistas Ángel Di María y Ricardo Carvalho.

También se investiga por hechos similares a Fabio Coentrao, defensa en el Sporting Clube de Portugal cedido por el Real Madrid, y al ex del Atlético de Madrid Radamel Falcao.

Investigaciones similares se desarrollan en Barcelona y por las que, por ejemplo, el argentino Javier Mascherano aceptó una condena de un año de cárcel y una multa de 815.000 euros.

Meses después, Leo Messi y su padre fueron condenados a 21 meses de prisión por defraudar 4,1 millones de euros mediante un entramado de sociedades. Otros dos exfutbolistas del Barcelona investigados por hechos similares son Adriano y Samuel Etoo.