Raúl González
Raúl González durante una charla de La Liga en Nueva York. LA LIGA

El exfutbolista del Real Madrid Raúl González deberá pagar 6,9 millones de euros a sus antiguos socios en la empresa Europa Scar Sport, dedicada a las energías renovables, según publica El Confidencial. A esa cantidad se suman unos intereses del 19,5%.

La compañía, fundada en la década de los 90, quebró en 2014 y los inversores reclamaron al jugador por vía judicial una supuesta deuda que había llevado a la empresa a la bancarrota.

El diario asegura que meses antes de declararse el concurso de acreedores, Raúl González renunció al cargo de administrador de Europa Scar Sport y puso en él a su madre, María Luisa Blanco.

Siempre según El Confidencial, la mujer, sin conocimientos financieros, fue nombrada después por su hijo como liquidadora de la sociedad. "Con el aparente fin de que, en caso de reclamaciones de los acreedores, la responsabilidad no recayera sobre el futbolista", agrega.

El diario afirma haber intentado contactar sin éxito tanto con el exmadridista como con sus antiguos socios.