Raúl Bravo
Raúl Bravo, en una foto de archivo. EFE

Los exjugadores Raúl Bravo y Carlos Aranda, supuestos cabecillas de una red de amaños de partidos de fútbol de Primera y Segunda División, ya han depositado la fianza de 100.000 euros impuesta por el instructor para su puesta en libertad provisional. Unas horas después Aranda siguió los pasos de su excompañero en las categorías inferiores del Real Madrid.

Así lo ha asegurado a EFE el letrado de Raúl Bravo, Iñigo de la Calle, quien ha confiado en que la liberación de su cliente, que ayer se negó a declarar, como también lo hizo Carlos Aranda, se produzca a lo largo de las próximas horas.

Ha explicado que la orden de excarcelación corresponde ahora al titular del Juzgado de Instrucción nº 5 de Huesca, Ángel de Pedro, encargado de las investigaciones abiertas en torno a la supuesta de red de amaños en partidos de fútbol para obtener beneficios económicos en apuestas online.

Tanto a Raúl Bravo como a Carlos Aranda se les imputan presuntos delitos de organización criminal, corrupción en actividades deportivas y estafa.

El abogado Iñigo López ha explicado a EFE que su cliente se negó a declarar debido a que la situación de secreto de sumario que pesa sobre las investigaciones merma la capacidad de defensa. "Sabemos de lo que se nos acusa, pero no por qué se nos acusa, lo que sitúa la balanza en una posición no equilibrada", ha destacado.