Los dos vídeos que puedes ver en esta página y que hemos recogido de YouTube.com ocurrieron el pasado fin de semana. Son de dos pruebas automovilísticas de rallyes y reflejan, aunque en distinto sentido, lo peligrosos que pueden resultar estas carreras. Sobre todo para los pilotos.

El primer vídeo que está sobre estas líneas sucedió en el Rally de Bohemia, en la República Checa, y es puntuable para la Copa de Europa de Rallyes. Un señor se tumbó en una curva con la intención de que le atropellaran.

Dos personas consiguieron levantarle y convencerle de lo fatal de su decisión. Eso sí, llevaba chaleco reflectante.

Empujando el coche

En el lado contrario están los aficionados que colaboran. En el vídeo que está bajo estas líneas puedes ver una salida de pista del último Rally de Selaya (en Cantabria), una prueba del campeonato regional. Un coche pierde la carretera y un numeroso grupo de aficionados intentan devolver el coche al asfalto sin éxito.

Finalmente lo consiguieron, pero les costó mucho y también se vivieron momentos de peligro, sobre todo cuando otro coche pasa a toda velocidad muy cerca de ellos.