Rakitic
Ivan Rakitic (d), en un partido con Croacia. EFE

Ivan Rakitic ha modificado sus estilos de vida durante esta temporada de una manera clave para su rendimiento deportivo. El centrocampista croata ha cambiado su alimentación, después de descubrir que tenía intolerancia al gluten, lo que unido a costumbres como demasiados beber refrescos le generaba problemas a la hora de recuperarse.

En una entrevista en 'El País', Rakitic confiesa que pasó momentos muy complicados, porque no entendía por qué se sentía mal después de los partidos, excesivamente cansado. "En un análisis me salió que era celíaco, que no podía comer con gluten. Me pasaba muchas veces que después de los partidos me sentía bastante mal, inflado. Y no me recuperaba tan bien. Cambié completamente toda mi alimentación. En casa solo agua, nada de Coca-cola. También he empezado a trabajar con gente y entre todo eso me ha ayudado muchísimo", confiesa.

Una de las claves del cambio de alimentación ha sido que ahora ya no tiene tanta fatiga, pese a que como otros tantos no esperaba que fuera tan influyente. "Cuando lo probé me di cuenta de que había acertado", destaca Rakitic. Fue uno de los múltiples cambios a los que se sometió este año, pensando únicamente en el Mundial. "Fue muy importante para mí el cambio en el Barça, empezar con el nuevo mister y entender sus ideas. Y la diferencia grande que significó la marcha de 'Ney'. He cambiado varias cosas y me encontré muy cómodo y muy bien durante toda la temporada", señala.

Rakitic es uno de los pilares tanto en su club como en su selección. Junto a Modric, forma una de las duplas en el centro del campo más potentes de Rusia 2018, algo que no pasa desapercibido para sus rivales. La comunión que tiene con el madridista en el campo ha sido clave para el buen hacer del conjunto balcánico en la cita mundialista.

"Es un orgullo para todos los croatas tener a un jugador como Luka. Y no solo por lo que hace en el campo, también es un líder. A mí no me mola verlo en el Madrid. Es un jugador que tiene un talento muy distinto, mejora a cualquiera que tenga a su alrededor. Se nota cuando él no está en el campo, el Madrid es un equipo diferente sin Luka", admite el barcelonista.