Kimi Raikkonen
Kimi Raikkonen, piloto de Ferrari, en Bahrein. (EFE)

El noveno puesto en Mónaco y las críticas contra Kimi Raikkonen han hecho mella en el finlandés de Ferrari. El ‘hombre de hielo’ asume errores.

"Fue una carrera totalmente horrible. En ningún momento conseguí que los neumáticos tuvieran agarre. El coche era muy inestable, y apenas tenía visibilidad porque no pude ponerme a la cabeza en la salida", explicó el vigente campeón del mundo en su web oficial.

"Todo se me fue de las manos ya antes de la salida. No pudimos ajustar la rueda de atrás por un pequeño problema con la tuerca hasta que ya fue demasiado tarde, por lo que fui sancionado", añadió.

Me fastidia el choque con Sutil porque sé cuánto le dolió

"Después de la
sanción simplemente traté de llegar a la meta y sumar los máximos puntos posibles. Honestamente, el quinto puesto y cuatro puntos hubiera sido un buen resultado, porque todos nuestros planes se habían ido al traste", confesó.

Sin embargo, lo peor aún estaba por llegar. A nueve vueltas del final, perdió el control y embistió por detrás a Adrian Sutil (Force India), obligándole a abandonar. "En cualquier otro lugar hubiera podido hacer algo, pero en un circuito urbano como éste, cuando frenas bruscamente y pisas un bache, pierdes el control. Sobre todo me fastidia por Adrian, porque sé cuánto le dolió", declaró.