Kimi Raikkonen
Kimi Raikkonen en su Ferrari. (Reuters)
El piloto finlandés de Ferrari Kimi Raikkonen, actual campeón del mundo de Fórmula 1, confía en empezar la temporada con una victoria el próximo domingo en Australia, como ya hiciera en 2007, y asegura que nunca ha "empezado una nueva temporada con tan buenas sensaciones".

En declaraciones publicadas en su propia página web, Raikkonen confiesa que hay mucha diferencia entre este inicio de campeonato y el del año anterior, en el que se puso por primera vez a los mandos de un Ferrari: "Ahora conozco al equipo y cómo trabaja. No habrá sorpresas. He construido una buena relación con mis ingenieros, nos entendemos mutuamente y ellos saben cómo quiero que configuren mi coche".

Ahora conozco al equipo y cómo trabaja. No habrá sorpresas

El piloto finlandés señala que está
muy satisfecho con el nuevo monoplaza de Ferrari, y asegura que la escudería italiana "ha hecho un gran trabajo perfeccionando aquellos aspectos que necesitaba mejorar". En concreto, menciona los cambios realizados para aumentar la velocidad en las curvas lentas y la mejora de la suspensión para superar los bordillos con mayor estabilidad.

"Deberíamos tener un conjunto fuerte, veloz y fiable. Deberíamos estar arriba luchando por las victorias y, con suerte, también por el campeonato", afirma.

Respecto al Gran Premio de Australia, prueba que abrirá la temporada el próximo domingo, Raikkonen señala que el circuito de Melbourne es "muy resbaladizo al principio porque sólo se usa una vez al año". "Las frenadas sin utilizar el freno-motor son un poco más complicadas, pero ya hemos realizado muchas pruebas y un piloto se adapta rápidamente", afirma.

El campeón finlandés confía en revalidar su victoria de 2007, aunque confiesa que habrá que esperar al domingo para saber si los Ferrari son realmente tan competitivos como él cree.