Rafinha Alcántara
Rafinha, junto a Jordi Maestre, Zubizarreta y Bartomeu. FCB

El centrocampista del Barcelona B Rafinha Alcántara ha calificado de "maravillosa" la renovación de su contrato con el club azulgrana, un equipo al que considera "el mejor del mundo" y al que seguirá vinculado por dos temporadas más.

Acompañado del vicepresidente primero, Josep Maria Bartomeu, y el directivo responsable del filial, Jordi Mestre, el jugador ha rubricado en las oficinas del club su nuevo contrato, con una cláusula de 12 millones de euros en la próxima temporada, que pasará a ser de 30 millones en la 2013-14.

El acuerdo, que ya se había anunciado el pasado jueves, blinda así a una de las joyas más prometedoras de la cantera azulgrana, un jugador que había despertado el interés de varios grandes clubes de Europa ante la inminente caducidad de su contrato.

Estoy muy feliz

"Poder firmar con un club como el Barça, que es el mejor del mundo, es maravilloso. Estoy muy feliz", ha dicho el joven jugador, quien ha recordado que haber podido debutar con el primer equipo hace unos días en la Copa del Rey contra L'Hospitalet fue una experiencia inolvidable.

"Es aquello que no te crees. Era mi sueño desde que llegué con trece años, fue la realización de un sueño", ha asegurado el hermano del también jugador del primer equipo azulgrana Thiago Alcántara, al que considera "el mejor espejo".

El acuerdo final supone un punto medio entre las pretensiones de ambas partes. Si bien la entidad azulgrana prefería un contrato de larga duración, el padre de Rafinha, el exjugador Mazinho, habría insistido en un acuerdo más corto, hasta 2013.

Pilar del segundo equipo

Pese a ser aún juvenil, Rafael Alcántara do Nascimiento (Sao Paulo, 1993) se ha erigido en uno de los pilares del Barça B, donde acumula cinco tantos en Segunda División.

Un papel que le llevó a debutar con el primer equipo el pasado 9 de noviembre, en la ida de dieciseisavos de Copa del Rey ante L'Hospitalet, con quince minutos de juego que le valieron para pasar a la historia como el vigésimo primer canterano que Pep Guardiola hace debutar en tres años y medio en el banquillo culé.

Interior con llegada al área, lo que le ha llevado a actuar como falso nueve o extremo, Rafinha destaca por ser un todoterreno de portentoso físico, lo que no le priva de unas más que sobresalientes cualidades técnicas y notable capacidad goleadora.

El pequeño de los Alcántara ha sido ya internacional sub-16, sub-17 y sub-19 con España, aunque el interés de la 'canarinha' le obligará a tomar una decisión próximamente, como le ocurriera a su hermano Thiago, que optó finalmente por la selección española.

Antes de llegar al Barça con trece años, Rafinha jugó en las categorías inferiores de Flamengo, Valencia y Celta de Vigo. Ya en el Barcelona fue una de las claves del triplete del juvenil 'A' de Óscar García, algo que no pasó desapercibido para el entonces técnico del filial, Luis Enrique.

El ahora preparador del Roma hizo jugar a Rafinha en nueve encuentros de la pasada temporada, coincidiendo con su hermano Thiago en una temporada para enmarcar del filial, con un tercer puesto histórico en Segunda División.