Rafa Nadal
Rafa Nadal durante una celebración en Indian Wells. EFE

El tenista español Rafa Nadal logró el billete a la final de Indian Wells, primer Masters 1000 de la temporada, al superar al checo Tomas Berdych por 6-4 y 7-5, en una hora y 43 minutos. Es la primera final de un Master 1000 a la que llega Nadal después de sus recientes problemas en la rodilla.

El dos veces campeón alcanza la final por cuarta vez

El español se coloca con un registro de 13 victorias y 3 derrotas frente a Berdych, a quien ha ganado sus últimos 12 enfrentamientos directos y los últimos 7 en cemento. Nadal, dos veces campeón en Indian Wells (2007 y 2009), alcanza así la final en el desierto californiano por cuarta vez (fue finalista en 2011).

Es la octava semifinal seguida en Indian Wells para Nadal, que confirma el mejor inicio de temporada en su carrera, con 13 victorias consecutivas tras haber estado siete meses fuera de las pistas por una rotura parcial del tendón rotuliano de la rodilla izquierda y el síndrome de Hoffa que padece.

Arrancó Berdych potente con el saque, su principal arma en un comienzo de partido equilibrado gracias a la profundidad y colocación de la zurda del español. Con 3-3, el balear contó con tres bolas de rotura de saque y tras salvar las dos primeras, el checo cometió un grave error en un golpe sencillo cerca de la red.

No se vino abajo

El mallorquín defendió su servicio con agresividad y esperó a volver a tener el timón para llevarse la primera manga con la primera bola de set que dispuso. Tranquilo, concentrado y confiado en sus posibilidades, el español afrontó la segunda manga con el mismo guión, pero tras unos compases de gran igualdad, con el checo dominando su servicio y el número cinco del mundo jugando largo y con golpes de escándalo desde la línea de fondo, Berdych logró su primera bola de "break" del partido y la aprovechó merced a una doble falta de su rival. El checo se colocaba así con 5-3 a su favor.

Nadal, lejos de venirse abajo, contraatacó y le devolvió la jugada. Consolidó su servicio (5-5) y, a la segunda ocasión de rotura de saque, se benefició de otro error impensable de Berdych sobre la red. En el momento decisivo el mallorquín salvó hasta tres bolas de "break" y cedió una primera bola de partido, pero no la segunda. Entonces le invadió una explosión de júbilo y confirmó que, en efecto, Nadal está de regreso.