Rafa Nadal
Rafa Nadal, durante el Conde de Godó. EFE

Dominic Thiem se está confirmando como el enemigo a batir a Rafa Nadal, que no reeditará su título en el Conde de Godó. El español no mostró su mejor forma en un partido en el que el austriaco desplegó la agresividad que tan buen resultado le ha dado en el pasado y que ya le hizo ganar los duelos con Nadal en Buenos Aires 2016, Roma 2017 y Madrid 2018. Su victoria en dos sets por 6-4 y 6-4 lo dicen todo.

Pronto demostró Thiem que el servicio iba a ser su mejor arma. El austriaco sacó su fusil y no dejó respirar a un Nadal que apostó todo en su revés. Aunque incómodo, el español sacó garra para estirar el segundo set todo lo que pudo, pero su rival estaba mucho mejor plantado en la pista que lleva el nombre del once veces ganador del Godó.

La derecha de Thiem con su servicio fue letal, y aunque Nadal aguantó lo que pudo, las sensaciones no volvieron. Los 27 errores no forzados del español le pesaron demasiado y será Thiem quien se las vea con Daniil Medveded, que ganó la otra semifinal al japonés Kei Nishikori.