Rafael Nadal
Rafael Nadal, en el Masters 1000 de Montecarlo. EFE

Rafa Nadal se despide de Montecarlo en semifinales tras caer ante Fabio Fognini por 6-4 y 6-2. El balear había mostrado una buena forma y desplegado un gran juego en su regreso a las pistas y en el inicio de la temporada de tierra, su feudo.

Incómodo por la virulencia del viento en la pista central del Montecarlo Country Club, Nadal no se sintió a gusto en ningún momento del partido en un torneo que ha ganado en once ocasiones, las tres últimas de forma consecutiva.

La amenaza que planeó sobre el balear en el torneo de cuartos de final, cuando el argentino Guido Pella le llevó al límite y le puso sobre aviso en Montecarlo, le alcanzó al español en la semifinal que puso fin a su racha de dieciocho victorias seguidas y veinticinco sets ganados del tirón.

Los errores marcaron el inicio del encuentro. Cuatro roturas de saque en los cinco primeros juegos delatan las imprecisiones, sobre todo con el servicio, de ambos tenistas. Nadal dio la sensación de tener controlada la situación cuando se situó con 3-1 y el saque. Pero el transalpino, que no ha jugado final alguna en lo que va de curso, enmendó la situación y llevó el parcial a 4-4. Ganó los dos siguientes y cerró el set.

Lejos de reaccionar Fognini apretó el acelerador. Encontró su mejor tenis ante un desdibujado rival. Incrédulo en un escenario que le coronó en tantas ocasiones. El italiano se apuntó ocho juegos seguidos para cerrar el partido de forma contundente ante un adversario que ofreció su peor versión, especialmente sobre la superficie en la que tanto tiempo ha reinado.

Rafa Nadal buscaba en Montecarlo su duodécima conquista del torneo. Fognini se medirá en la final al serbio Dusan Lajovic.