El jugador del Iurbentia Bilbao Basket Rubén Quintana ha empeorado repentinamente su estado de salud en las últimas horas, "con aumento de la temperatura y dificultad respiratoria", y ha sido sedado e intubado por los médicos que le atienden en el Hospital Insular de Las Palmas.

Los doctores del servicio de cuidados intensivos, del centro hospitalario canario, han tomado la decisión de sedar e intubar a Quintana "para comenzar de inmediato un tratamiento antibiótico y de oxigenoterapia", informó el club bilbaíno.

Al escolta grancanario se le practicaron varias operaciones quirúrgicas el pasado viernes. El pasado viernes le fueron retirados los sedantes que le mantenían en coma inducido desde el pasado día 15, cuando sufrió un grave accidente de tráfico, y recuperó la consciencia hasta el empeoramiento sufrido en las últimas horas.

Por lo tanto, el estado de salud del jugador "se mantiene dentro de la gravedad, a la espera de evolución".