¿Qué hay del FÚTBOL?
Fernando, del Betis, es increpado por varios jugadores del Sevilla en un momento del derbi del pasado sábado. EFE
El sábado el Pizjuán acogió otro Sevilla-Betis. El derbi andaluz es uno de los mayores clásicos de la Liga, aunque, lamentablemente, no es el fútbol lo más destacable en sus últimas ediciones. Las tarjetas (14 amarillas y 2 rojas en esta ocasión), el cruce de declaraciones ‘amistosas’ y las artes marciales en el campo están de moda.

Ayer se conoció el acta arbitral del partido. En ella, González Vázquez dijo que «al finalizar el encuentro el entrenador del Betis propinó una patada al delegado de campo a la altura del tobillo, haciéndole caer». Será mañana cuando Competición se reúna y decida la sanción a Ferrer, que puede perderse más de un partido. El verdiblanco Dani también quiso reafirmarse en sus declaraciones y soltó florituras como ésta: «De Javi Navarro no me extraña nada, porque ya estuvo a punto de matar a un jugador». Eso sí, antes lamentó «la mala fama» que tiene él mismo en alusión a los que le acusan de marrullero y provocador. 

Disturbios

Antes del partido la Policía llevó a cabo una carga policial junto al estadio debido a varios incidentes. Además, esa noche ardieron un coche, al menos dos motos y siete contenedores.