Nemanja Gudelj
Nemanja Gudelj. EFE

El Sevilla FC volvió a su competición fetiche, la que ha ganado más veces que nadie (hasta en cinco ocasiones) con una valiosa victoria en un campo más duro de lo que parece, el del Qarabag. Un golazo de falta directa de Chicharito Hernández, otro también precioso de Munir a pase de Banega y un tercero de Óliver Torres de semichilena le dieron los tres primeros puntos al cuadro hispalense en la Europa League.

El conjunto de Azerbaiyán es bien conocido por la afición española desde que hace dos temporadas logró que el Atlético no le ganara en ninguno de sus dos partidos de Champions (lo que le costó a los rojiblancos su eliminación en la fase de grupos) y ayer dejó claro que sigue siendo un equipo muy complicado de batir.

Lopetegui apostó por una rotación radical de sus futbolistas, consciente del margen que tiene en la segunda competición continental y del duro compromiso liguero al que se enfrenta el domingo con la visita del RealMadrid al Pizjuán. Solo tres jugadores de campo (Joan Jordán, Diego Carlos y Óliver Torres) repitieron en el once del entrenador guipuzcoano con respecto al equipo titular el pasado fin de semana en Mendizorroza, pero ello apenas se vio reflejado en el juego sevillista.

El dominio del balón fue visitante y las primeras ocasiones no tardaron en llegar. El primer aviso llegó con un disparo de Chicharito (aunque anulado por fuera de juego), después llegó un remate de Diego Carlos tras una falta y luego otro cabezazo del mexicano que se perdió alto.

Tardó en despertar casi media hora el conjunto local pero lo hizo con dos claras ocasiones, una de Huseynov que no remató bien y otra del español Jaime Romero que se estrelló en el larguero.

Tras el descanso, volvió el dominio hispalense y en una falta en la frontal llegó el tanto. Chicharito la lanzó, superó la barrera por encima e hizo inútil la estirada de Begovic. El primer gol del mexicano con la camiseta del Sevilla fue de bandera.

El tanto no frenó la ambición sevillista, que siguió dominando, pero el segundo llegó en un contragolpe. El argentino Banega, que había entrado pocos minutos antes por Chicharito, le puso un maravilloso pase a Munir a la espalda de la defensa y el hispanomarroquí picó el balón con muchísima clase para batir al portero local.

El broche de oro para los de Nervión llegó en el minuto 85 con otro golazo que esta vez llegó tras una jugada coral. Munir le cedió a Pozo, éste centró al segundo palo y el remate de mediochilena de Óliver Torres se convirtió en el tercer tanto tras dar en el palo. El Sevilla se estrenó a base de golazos en Azerbaiyán.