Corea del Sur
Lazos de colores con mensajes de paz y reunificación permanecen atados a la valla de la zona desmilitarizada (DMZ) en Corea del Sur. EFE

Los Juegos Olímpicos de Invierno PyeongChang 2018 serán los mayores de la historia gracias a la participación de casi 3.000 atletas y al reparto de un número récord de medallas de oro, informó hoy el comité organizador.

En total, 2.925 deportistas de 92 países diferentes tomarán parte en estos Juegos, que tendrán lugar del 9 al 25 de febrero en el condado surcoreano de PyeongChang, ha explicado la organización en un comunicado emitido después de que expirara hoy el plazo límite para confirmar la participación.

PyeongChang supera de este modo como mayor cita olímpica invernal a Sochi 2014, donde participaron 2.858 atletas de 88 países.

Estados Unidos tiene el mayor equipo presentado jamás a unos Juegos de Invierno, con 242 deportistas, seguido de Canadá con 226.

El equipo noruego es el tercero con mayor representación, en este caso con 111 atletas.

El dopaje, presente

Esta edición estará a su vez marcada por la ausencia de Rusia debido a los escándalos de dopaje, aunque finalmente 169 deportistas con esta nacionalidad competirán bajo bandera neutral.

Para estos Juegos el Comité Olímpico Internacional (COI) ha hecho una excepción con Corea del Norte, a la que se ha concedido 22 plazas cuando en realidad solo los patinadores artísticos Ryom Tae-ok y Kim Ju-ik habían logrado plaza.

Por su parte, el equipo anfitrión de Corea del Sur presentará una cifra de atletas récord para el país asiático en una cita invernal: 144 deportistas.

Además, en PyeongChang debutan en unos Juegos Olímpicos de Invierno Malasia, Singapur, Kosovo, Eritrea y Ecuador, que lleva al esquiador de fondo Klaus Jungbluth, que participará en la prueba de 15 kilómetros estilo libre.

Aparte de Ecuador, en PyeongChang participan por parte de países latinoamericanos atletas procedentes de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Chile, México y Puerto Rico.

España, por su parte, llevará 13 deportistas a estos Juegos Olímpicos de Invierno.

PyeongChang 2018 otorgará además un número récord de medallas de oro, 102, gracias a que se han añadido las categorías de snowboard big air, patinaje de velocidad de salida masiva, dobles mixtos de curling y esquí alpino por equipos.

Por otro lado, la oficina presidencial surcoreana informó de que casi una treintena de mandatarios asistirán a los Juegos, entre ellos el vicepresidente de EEUU, Mike Pence, el primer ministro nipón, Shinzo Abe, el presidente federal alemán, Frank-Walter Steinmeier, o el secretario general de la ONU, el portugués Antonio Guterres.

En representación del presidente chino, Xi Jingping, acudirá Han Zheng, uno de los siete miembros del comité permanente del buró político del Partido Comunista de China (PCCh).

Un oasis de paz

Profundamente marcada por la guerra y la división entre las dos Coreas, la provincia surcoreana de Pyeongchang vive con alivio la participación de sus vecinos del Norte en los que ya se conocen como los "Juegos de la Paz".

Las rejas y el alambre de espino comienzan a enmarcar las playas a poco que se conduzca en dirección norte desde la ciudad costera de Gangneung, una de las sedes de estos Juegos de Invierno.

Son solo algunos de los muchos detalles que recuerdan que la provincia de Gangwon, al este de Seúl, es un territorio limítrofe con Corea del Norte, país con el que el Sur sigue técnicamente en guerra desde hace más de 65 años y que ha sido objeto de repetidas infiltraciones por parte de operativos del régimen de los Kim.

Sin embargo, algo está cambiando, con los Juegos como telón de fondo. Ambas Coreas han acercado posturas y han sacado la bandera blanca apostando por el diálogo en los últimos meses.

Varios detalles muestran que este alto es una realidad. Entre los 22 atletas norcoreanos que participarán en cinco disciplinas diferentes se incluyen las 12 jugadoras de hockey sobre hielo femenino que formarán un equipo conjunto con Corea del Sur.

Este equipo de las dos Coreas es fruto de los históricos acuerdos alcanzados este mes entre ambos países para que el Norte participase en la cita.

Ambas Coreas también han acordado desfilar juntas en la inauguración de estos Juegos el 9 de febrero, en lo que supondrá el primer desfile olímpico bajo la bandera unificada desde Turín 2006.