Purito Rodríguez
Purito Rodríguez celebra su victoria en la meta de la Flecha Valona. EFE

Un ataque en pleno ascenso al muro de Huy, en cuya cima estaba la meta, convirtió a Joaquim 'Purito' Rodríguez, segundo los dos últimos años, en el tercer español que inscribe su nombre en la Flecha Valona, después de Alejandro Valverde (2006) e Igor Astarloa (2003).

La segunda clásica del tríptico de las Ardenas, que cumplía su 76 edición con un recorrido de 194 kilómetros con salida en Charleroi y meta en el famoso muro de Huy consagró el final explosivo de Rodríguez, que remató un intenso trabajo del equipo Katusha.

La clásica belga es una de las más prestigiosas del calendario ciclista

El Purito atacó en pleno ascenso al muro de Huy, a 400 metros de la meta, y dejó clavados a todos los rivales en un pelotón que se había reagrupado en ese mismo punto. El español venció con un tiempo de 4h45:41, a una media de 40,74 kilómetros por hora. El suizo Michael Albasini y Philippe Gilbert le escoltaron en el podio.

Junto al defensor del título, Gilbert, el cartel de favoritos contenía tres nombres españoles: Joaquím Rodríguez, segundo los dos últimos años; Alejandro Valverde, vencedor en 2006; e Igor Antón, quinto en 2011, que sustituía a Samuel Sánchez en el Euskaltel.

La carrera tuvo un comienzo tranquilo, pese al viento y a los intentos de fuga que se sucedieron en los primeros kilómetros.

El holandés Dirk Bellemakers (Landbouwkrediet) saltó en el km. 60 y junto con el francés Anthony Roux (FdJ) formó la fuga del día. Su ventaja, que llegó a los cinco minutos, descendió a partir del km. 100, cuando Katusha (para Purito Rodríguez) y Lotto (para Jelle Vanendert, segundo en la Amstel) comenzaron a tirar del pelotón.

A 50 km. de la meta la pareja de escapados tenía 2:40 de margen, con cinco "muros" por delante y el de Huy por partida doble, pero el Katusha tiraba ya a bloque para llevar a Purito hasta el pie de la última cota en condiciones de lanzar su explosivo ataque.

El luxemburgués Andy Schleck, heredero del Tour del que fue desposeído Alberto Contador, intentó un ataque largo, a falta de 38 km, llevándose consigo al ruso Yuri Trofimov y al kazako Dmitriy Fofonov, pero su aventura duró apenas seis kilómetros.

El muro de Huy decide

La fuga de Bellemakers y Roux murió a 15 km. de la meta. El muro de Huy, un kilómetro con rampas que alcanzan el 26 por ciento, volvió a erigirse en juez de la contienda, y la lluvia añadió un punto de dificultad al desenlace de la carrera.

El canadiense Ryder Hesjedal y el noruego Lars Nordhaug atacaron a 8 km., tras subir la penúltima cota. A pie del último muro tenían 13 segundos sobre el grupo, del que tiraba desesperadamente el Katusha, pero el margen resultó insuficiente.

Poco después de ser absorbidos, 'Purito' asestó su característico ataque seco y esta vez, a la tercera, nadie pudo darle réplica.

El domingo, la Lieja-Bastoña-Lieja completará el tríptico de las Ardenas.