TRES puntos y gracias
David Albelda protesta al juez de línea la expulsión de Marchena. Jorge Zapata / EFE
Si hubiera que definir en una palabra qué le dio la victoria ayer al Valencia en el campo del Cádiz, ésta sería ‘suerte’. El Cádiz, que buscaba su victoria número 100 en Primera, imprimió al juego velocidad, gozó de claras ocasiones y también de goles anulados.

Los de Quique Flores ni tuvieron el balón ni tampoco las mejores ocasiones, pero sí la fortuna suficiente para que un tiro de falta de Vicente se perdiera entre una maraña de jugadores y, tras el bote, despistase al portero cadista. Con lo mínimo, el Valencia se reencuentra con la victoria.