El árbitro, dispuesto a parar el partido. Desde el 30 de septiembre, cuando logró un 2-0 frente al Ontinyent, el Alicante no había vuelto a vencer un partido. Ayer, ocho jornadas de liga después, los celestes sumaron otra vez tres puntos y regresan a los puestos de promoción de ascenso a Segunda.

Durante la primera parte, el Alicante de Granero tuvo problemas para mantener el control del partido, ya que los granotas sólo buscaban el juego directo. Pero la paciencia fue la mejor arma para el equipo visitante.

Todos sus intentos de marcar fueron infructíferos durante los primero cuarenta y cinco minutos. Azkoitia, tras una buena asistencia de Borja, fusiló al portero local y marcó el primer gol a los seis minutos de la reanudación. El 0-1 tranquilizó y la segunda amarilla a Armando, defensa del Levante, anestesió los ímpetus locales. En el descuento, Joan Tomas marcó el segundo.