El Real Madrid es aplastado en París por el PSG

Ángel di María ante Dani Carvajal en el PSG - Real Madrid.
Ángel di María ante Dani Carvajal en el PSG - Real Madrid.
EFE

No estaba Mbappé, ni tampoco Neymar. Ni siquiera Cavani, pero da igual, a este Real Madrid sumido en una crisis permanente no le da para ganar en ninguno de los campos grandes de Europa, aunque a su rival le falten sus grandes estrellas. El Paris Saint-Germain fue muy superior a los blancos y su victoria (3-0) deja claro el tremendo trabajo que tiene Zidane por delante.

Los parisinos presionaron muy arriba y asfixiaron a los madridistas, que no sabían cómo salir de su campo. Fruto del dominio local llegó el gol, que cómo no era de un ex, Di María. Una jugada por la izquierda la remató el argentino, que consumó la habitual venganza de los ex ante el conjunto madridista.

El gol no aflojó los ánimos del PSG, que siguió apretando arriba a un Madrid perdido y que no lograba activar todo el talento que tenía arriba con el cuarteto formado por James, Bale, Hazard y Benzema. Y en medio del desconcierto blanco llegó el segundo de Di María en una jugada que refleja la desorganización madridista. El Fideo recibió solo en la frontal y tuvo tiempo para armar el disparo y colocar el balón pegado al palo.

La réplica fue inmediata, y Bale, el mejor del Madrid en la primera parte, se sacó una tremenda vaselina que superó a Keylor. Pero la suerte no estaba del lado blanco ayer y el VAR entró en escena para anular el tanto debido a que el galés tocó ligeramente el balón con la mano al controlar.

Tras el descanso, el Madrid trató de crecer teniendo el balón, pero con un juego insulso, sin crear una sola ocasión clara de gol. El PSGesperaba agazapado sus ocasiones y éstas llegaron. A punto estuvo Di María de hacer su hat-trick de la venganza, pero su vaselina ante Courtois se perdió alta y después fue Sarabia el que casi marcó tras una gran jugada colectiva de los galos.

La exhibición en el medio de Idrissa Gueye (¡cómo recuerda a Kanté) evitó más de una ocasión madridista, y cuando por fin llegó el gol, de nuevo fue anulado. Benzema se sacó un fuerte disparo que batió a Keylor, pero Lucas Vázquez, que venía de fuera de juego, no se salió de la jugada y el árbitro no dio validez al tanto.

Con el Madrid volcado llegó el tercero, el que dejó un resultado duro para los de Zidane. En un contragolpe veloz,  Sarabia se quedó solo ante Courtois y le cedió el balón a Meunier, que no tuvo más que empujar el balón a la red para poner el 3-0 definitivo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento